Consultado sobre si el gobierno logró avances en la estrategia para consolidar el puerto de Ilo, García respondió: “Todavía no, pero es un área que debemos potenciar, no sólo por el tema de utilización de nuestros mercados, sino también por el tema hidrocarburífero”.

En una entrevista publicada por La Razón el 7 de agosto, el presidente Evo Morales anunció que reforzará el proyecto de Ilo para trasladar al puerto peruano la actividad comercial que empresarios bolivianos realizan en las zonas portuarias del norte de Chile.

El mandatario, durante una visita oficial a China en agosto, gestionó apoyo para ejecutar el proyecto que conecte los océanos Atlántico y Pacífico por vía férrea, además de la construcción de un puerto en Ilo.

Al respecto, García informó este domingo de que la negociación con el país asiático “avanza al tiempo que requieren estos proyectos de envergadura”.

Además, la autoridad reconoció que la consolidación de las obras en el puerto de Ilo pueden tardar “no sólo meses, sino hasta años” por tratarse de “inversiones grandes”.

En octubre de 2010, La Razón constató que la ausencia de servicios básicos en el área concedida fue una de las principales causas para que el pacto de Ilo de 1992 no prospere.

Con el apoyo de China, el gobierno de Morales planea construir una vía férrea que conecte Puerto Suárez (Santa Cruz) con el puerto de Ilo (Perú). En la costa se construiría un espacio portuario apto para el uso comercial, como también para la exportación de minerales e hidrocarburos.

Perú cedió a los bolivianos, por 99 años, un terreno de cinco kilómetros en Ilo para constituir una zona económica especial, en la que se encuentra un punto de atraque.

En octubre de 2010, el acuerdo bilateral fue reimpulsado por Morales y el expresidente peruano Alan García. En este acuerdo complementario, Perú otorga a Bolivia facilidades portuarias y de libre tránsito para sus exportaciones. La zona franca industrial y económica en Ilo estará libre de aranceles y permitirá instalar industrias para el mercado externo.

Además, se abre la posibilidad de ampliar la capacidad operativa del puerto para el atraque de buques de gran calado comerciales y de defensa de la Armada, que también instalará un anexo de su Escuela Naval.

Puerto principal. García reconoció que Ilo es el “principal puerto” que Bolivia tiene al alcance, por tal motivo, dijo que el Estado tomará “decisiones prontas” para potenciar la zona concedida.

En octubre de 2010, La Razón constató que la ausencia de servicios básicos en el área concedida fue una de las principales causas para que el pacto de Ilo de 1992 no prospere.

El entonces ministro de la Presidencia, Óscar Coca, aseguró a este medio que esta vez se atenderá el tema de los servicios básicos y que ello correrá por cuenta del Perú.

En la zona que cedió Perú sólo se colocó una piedra como símbolo de la futura construcción de la Escuela Naval. Ninguna autoridad boliviana visitó el lugar desde octubre de 2010.

La ubicación de Ilo, Perú. El puerto de Ilo está situado en la costa sur del litoral peruano, a 1.245 km de Lima, Perú, y a 502 km de La Paz. Las principales actividades económicas de esa ciudad costera son la pesca y la producción minera.

El acuerdo de Ilo firmado por Perú y Bolivia.
El acuerdo de Ilo fue firmado por los presidentes Jaime Paz Zamora (Bolivia) y Alberto Fujimori (Perú) en 1992. A través del documento, el gobierno de Lima concedió a su similar de La Paz, por 99 años renovables, una zona económica en el litoral peruano con un régimen administrativo, laboral y tributario similar al vigente en Bolivia.

En octubre de 2010, los mandatarios Evo Morales y Alan García relanzaron en el puerto de Ilo el proyecto que, entre otros aspectos, consolida para los bolivianos un enclave costero que permitirá el arribo y salida de embarcaciones comerciales y militares de gran calado.

El renovado convenio también establece que se construirá un anexo de la Escuela Naval Boliviana, y autoriza que buques de la institución militar naveguen en Ilo con fines de cooperación e instrucción.

Bolivia tendrá nuevas y mayores facilidades portuarias y de libre tránsito que permitirán mejorar su cualidad marítima y sus relaciones comerciales con el mundo. También se permite la construcción de infraestructura hotelera.

En este último acuerdo, Perú se compromete a que no será un obstáculo en la negociación que aborda Bolivia con Chile para lograr la soberanía marítima.