A través de una carta abierta, el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, se refirió a la alta abstención que se presentó el pasado 9 de marzo en las elecciones legislativas y dijo que “el Estado tiene la obligación de invitar a la población a votar, a garantizarle a las personas que lo hagan en tranquilidad y en paz, a rechazar la práctica de la compra y venta de votos y cualquier tipo de fraude electoral”.

Por tanto dijo que “se deben promover diversos mecanismos pedagógicos en favor del voto y garantizar que las personas vayan a votar, lo ejerzan conscientemente y no de manera direccionada”, tal como lo sugirió el delegado de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que asistió como veedor en dichas las elecciones.

Al indicar que “lo que sucedió el 9 de marzo en Colombia no se puede quedar solamente en el importante hecho de haber tenido unas elecciones en paz y en tranquilidad”, propuso que la Registraduría consulte con los organismos estatales respectivos para saber si las elecciones presidenciales se pueden realizar desde las 6 a.m. hasta las 6 p.m.

“En la pedagogía de facilitarle a las personas el derecho de votar libre y soberanamente, sería importante que la Registraduría del Estado Civil consultara con los organismos estatales respectivos si las elecciones del próximo 25 de mayo se pueden realizar desde las 6 a.m. hasta las 6 p.m., que los empresarios faciliten los permisos personales respectivos para que los trabajadores y trabajadoras vayan a ejercer su derecho al voto y que, en un gran compromiso por la democracia, dejemos que las personas voten de manera consciente y sin ser presionados a direccionar su voto”, expresó.

Además de insistir en que “en Colombia el bajo número de votantes no puede seguir decidiendo el futuro del país”, alentó al gobierno a seguir combatiendo la compra o venta de votos, el fraude electoral o cualquier otro delito que atente contra el deber y derecho al voto.