Quito. El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, condenado por presunta asociación ilícita dentro del caso de corrupción de la firma brasileña Odebrecht, comparecerá el 7 de enero ante la comisión de la Asamblea Nacional (Legislativo) que tramita un juicio político en su contra.

Glas fue convocado por la Comisión de Fiscalización, cuyos miembros sesionaron este martes para tomar conocimiento del juicio político, informó la Asamblea Nacional en un comunicado.

En la comparecencia, Glas deberá presentar sus pruebas de descargo dentro del juicio político solicitado por un grupo de 55 legisladores opositores, quienes buscan destituirlo por presunto cohecho.

El cohecho es una de las causales que determina la Constitución de Ecuador para un juicio político.

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, debe enviar a la Asamblea Nacional una terna con los nombres para el posible reemplazo de Glas.

La reunión de la Comisión de Fiscalización se llevó a cabo luego que la Corte Constitucional emitió un dictamen de admisibilidad para que se inicie el proceso en el Poder Legislativo.

El juicio político, planteado el pasado 7 de noviembre, conlleva la censura y destitución del vicepresidente, quien cumple prisión preventiva desde el pasado 2 de octubre en Quito.

El pasado 13 de diciembre, un Tribunal Penal condenó a Glas a seis años de prisión por asociación ilícita, luego que la Fiscalía lo acusó de haber recibido sobornos por US$13,5 millones para beneficiar a Odebrecht con contratos del Estado en cinco proyectos de sectores estratégicos.

Estas irregularidades se habrían cometido de 2012 a 2016.

Según la Fiscalía, el tío de Glas, Ricardo Rivera, también condenado en este caso, actuó como intermediario para solicitar y recibir esos pagos.

Antes de ser vicepresidente en 2013, Glas fue ministro coordinador de los Sectores Estratégicos en el gobierno del entonces presidente de Ecuador, Rafael Correa (2007-2017).

Este martes a la medianoche Glas perdía el cargo ante la "ausencia definitiva" (por más de tres meses) en la vicepresidencia, según la Constitución.

En estos casos, la Constitución dicta que el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, envíe a la Asamblea Nacional una terna con los nombres para el posible reemplazo de Glas, quien está sin funciones desde agosto pasado.

Según la Constitución, el Legislativo deberá elegir el reemplazo con el voto de la mayoría de sus miembros, es decir, 69 de los 137 asambleístas.

En caso de que el Legislativo no se pronuncie en 30 días, se entenderá como elegido el primer candidato de la terna.

La decisión pondrá a prueba al bloque oficialista del movimiento Alianza PAIS, que es mayoría en la Asamblea Nacional, pero está dividido por una pugna interna debida a diferencias políticas.

La Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional llamó a comparecer el próximo 5 de enero a los acusadores de Glas, con la finalidad de que presenten las pruebas de cargo en el juicio político.

Además, resolvió invitar al fiscal general del Estado, Carlos Baca, para que informe sobre los avances de la investigación del caso Odebrecht y los elementos que lo llevaron a acusar al vicepresidente Glas, en el juicio penal por asociación ilícita.