El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo este lunes a altos funcionarios de la Unión Europea en Bruselas que el Gobierno del mandatario Donald Trump estaba buscando maneras de "profundizar en nuestra relación" con la UE.

Trump alarmó a los líderes de la UE al apoyar la decisión de Reino Unido de abandonar el bloque, sugiriendo el mes pasado que otros estados podrían seguir su camino.

Pence pasó el fin de semana en Alemania intentando asegurar a las autoridades europeas que el presidente estadounidense estaba comprometido con el pacto de defensa de la OTAN, aunque no consiguió convencer a todos los funcionarios.

En conversación con la jefa de la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, antes de reuniones con los jefes del Consejo Europeo y de la OTAN, Pence dijo que estaba "muy agradecido de tener la oportunidad de visitar y explorar maneras en las que profundizar nuestra relación con la Unión Europea".

Pence se reunió con Mogherini en la sede de la misión diplomática de Estados Unidos en la UE. El último embajador estadounidense, que fue sustituido cuando Trump asumió el poder, advirtió a la nueva administración en contra de revertir décadas de apoyo a la integración europea y dijo que respaldar el Brexit era "el máximo disparate".

Mogherini dijo a Pence que los europeos y Estados Unidos tenían mucho trabajo por delante y que las negociaciones estaban ya en marcha.

En un comunicado, la jefa de la diplomacia europea dijo más tarde que sostuvo con Pence "una conversación cálida y abierta" en la que reafirmó su "fuerte disposición de que la UE siga avanzando en reforzar la alianza entre el bloque y Estados Unidos sobre la base de valores e intereses claros".