La capital hondureña, en la mira del mundo con la inminente visita del vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, permanecía este martes bajo un fuerte dispositivo de seguridad militar y policial en las principales avenidas y bulevares.

Además del vicepresidente norteamericano y del anfitrión, el presidente de Honduras Porfirio Lobo, los mandatarios de El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Nicaragua se darán cita en Tegucigalpa para sostener la historica cumbre donde los temas de seguridad ciudada, crimen organizado y narcotráfico podrían dominar la agenda.

Las autoridades hondureñas han anunciado a partir de las 9:00 AM el acceso restringido en el bulevar Juan Pablo II, que conecta con la Casa Presidencial.

Igual medida se impondrá en las inmediaciones del aeropuerto Toncontín y la base aérea Hernán Acosta Mejía, donde aterrizará el vicepresidente estadounidense aproximadamente a las 10:00 AM.

Con motivo de la visita de Biden, el gobierno hondureño postergó el Consejo de Ministros para las 5:00 PM.

Biden llegará a Honduras procedente de México, donde sostuvo un breve encuentro con el presidente Felipe Calderón y los tres principales candidatos a la presidenciales a fin de poner en perspectiva las relaciones de Estados Unidos con la nación azteca, de cara a los comicios del 1 de julio.

Una avanzada de Biden llegó en días anteriores a Honduras para coordinar la seguridad del dignatario, que cumplirá también con una agenda de la embajada de EE UU en el país.

En el anillo periférico de la capital hondureña permanecía esta mañana una fuerte presencia militar que se extendía a los puentes peatonales que cruzan la importante vía de comunicación.

Además de estas medidas, las autoridades policiales implementarán otras adicionales que serán informadas a la población en su momento y que no han trascendido por razones de seguridad, dijo el director de la Policía Nacional Ricardo Ramírez del Cid.

"Todo se hará en una completa armonía ya que el plan está bien trazado y serán unos pocos minutos nada más de su desplazamiento de la base aérea hacia la Casa de Gobierno que se cerrará una trocha de la ruta que se escoja", explicó.

"El traslado (de Biden) es rápido, no traerá mayores consecuencias, pedimos la comprensión de la ciudadanía, que en su momento se le hará saber para que tome las previsiones del caso", añadió Del Cid.

Biden llegará a Honduras procedente de México, donde sostuvo un breve encuentro con el presidente Felipe Calderón y los tres principales candidatos a la presidenciales a fin de poner en perspectiva las relaciones de Estados Unidos con la nación azteca, de cara a los comicios del 1 de julio.

El viaje de Biden de dos días a México y Honduras tiene lugar en momentos en que los líderes de la región han hablado sobre un legalización de las drogas como una manera de poner fin a la guerra de los carteles que han ensangrentado esa región de América Latina.

Biden aclaró el lunes que el gobierno de Obama aún se opone firmemente a la legalización de las drogas, pero señaló que los países que enfrentan un aumento en la violencia relacionada con el mercado de estupefacientes siempre sopesan el asunto.

"Es un debate totalmente legítimo", dijo el funcionario estadounidense. "El debate ocurre siempre en el contexto de violencia grave", agregó.

Pero apuntó que la legalización requeriría desarrollar una política para reemplazar a los cárteles como las redes a través de las cuales se vende la droga, lo que significa que el gobierno necesitaría meterse al negocio de vender drogas, una práctica que calificó de impráctica e indeseable.