Ciudad de Guatemala. Biden se mostró preocupado por el incremento de niños no acompañados que viajan a Estados Unidos, a menudo en manos de "redes de coyotes, contrabandistas que abusan de ellos sexualmente".

"Estados Unidos reconoce que parte importante de la solución del problema es identificar las causas principales como la pobreza, inseguridad y ausencia de un Estado de Derecho, para que la gente pueda permanecer y vivir en sus comunidades y para que el padre o la madre no pongan en manos de una red criminal a sus hijos", comentó.

El vicemandatario consideró que es esencial atraer inversiones internacionales a para crear empleos y que haya un buen gobierno previsible, donde la gente pueda invertir y vivir a plenitud.

Reiteró la intención de su país para mejorar la seguridad ciudadana, mediante la promoción de una iniciativa de seguridad centroamericana, para lo cual destinarán US$160 millones (unos Q928 millones), además anunció que lanzarán en Guatemala un programa para incrementar la posibilidad de jóvenes en riesgo, con una inversión de US$40 millones (Q320 millones).

El vicepresidente reiteró el compromiso de su país por velar para que los niños que lleguen a ese país sean tratado humanamente y con justicia.

Se congratuló por el centro de recepción que implementó Guatemala para reintegrar a los repatriados y anunció que ese país dedicará US$10 millones (Q80 millones) para apoyar estas iniciativas en Latinoamérica.

Estas declaraciones las dio al salir de una reunión privada con el presidente Pérez Molina, quien se comprometió a fortalecer la presencia consular en ese país y lanzar de manera conjunta una campaña preventiva para informar a la población de los riesgos de la migración irregular, que iniciará en la primera quincena de julio.

Pérez Molina reiteró la intención de Guatemala por adquirir un Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés), y solicitó a Biden que esta opción sea contemplada mientras se discute la reforma migratoria.

Incrementa flujo de niños migrantes. Este año la cantidad de niños que viajan sin ningún familiar hacia EE. UU. se ha incrementado de forma alarmante, al punto que las sedes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), en Texas y Arizona, se mantienen hacinadas y con servicios deplorables, por ser insuficientes para atender esa creciente ola de migrantes que llegan a EE. UU. sin documentos.

Según la Patrulla Fronteriza, 13 mil 904 guatemaltecos fueron arrestados en la frontera de Arizona durante el año fiscal 2012-2013, y en lo que va del año fiscal 2013-2014 la cifra es 6 mil 29, lo que hace de estos nacionales los más arrestados después de los mexicanos.

Cifras estadounidenses indican que del 1 de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013 fueron interceptados 24 mil 493 menores centroamericanos que ingresaron clandestinamente a Estados Unidos sin compañía de un adulto. Pero en los ocho meses siguientes la cifra se multiplicó a más de 47 mil, un fenómeno que el presidente Barack Obama ha calificado de crisis humanitaria.