El vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, descartó que exista una división dentro de los seguidores del mandatario Hugo Chávez, y aseguró que "ninguno" de los dirigentes aspira a suceder al líder bolivariano, quien se recupera de una nueva intervención quirúrgica relacionada con el cáncer que le diagnosticaron el 2011.

"A Venezuela le ha ido bien con Chávez; por eso lo que queremos es seguir acompañándolo", declaró Jaua en un programa televisivo dirigido por el periodista y ex vicepresidente José Vicente Rangel (2002-2007), reprodujo la agencia de noticias Europa Press.

Jaua indicó que "en este momento no hay división civil, militar y mucho menos ninguna corriente personalista", y agregó: "El chavismo está unido en torno al líder y en torno a un proyecto: el socialista y bolivariano".

Hace una semana, en una operación realizada en Cuba le extrajeron a Chávez un nuevo tumor cancerígeno, según confirmó el propio mandatario este domingo.

El jefe del Estado, que aspira a una nueva reelección en los comicios de octubre próximo, aseguró que se trató de una "recurrencia" del tumor que le extirparon en junio pasado y que los médicos le ordenaron radioterapia, aún cuando constataron que no existe en la zona próxima a la lesión presencia de células afectadas.

"Estamos fortalecidos y decididos a acompañar a Chávez y a cumplir el mandato del pueblo", insistió Jaua, cuando Rangel le preguntó si admitía que algunos dirigentes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) estaban trabajando en la sucesión del mandatario.

Con respecto a las elecciones del 7 de octubre, en las que Chávez se medirá ante el candidato único de la oposición, Henrique Capriles Radonski, Jaua afirmó que el jefe de Estado "no ha dejado de crecer en popularidad desde noviembre de 2010".