El convaleciente mandatario venezolano Hugo Chávez está en su "mejor momento" desde que fue operado en diciembre en Cuba y tomó una serie de decisiones desde la isla para impulsar las exportaciones, dijo este viernes su vicepresidente Nicolás Maduro.

Rodeado del gabinete de ministros, Maduro aseguró en la madrugada de este sábado en cadena nacional que un optimista Chávez ingresó en una etapa de tratamientos complementarios para tratar la enfermedad.

"El comandante se encuentra en el mejor momento que lo hayamos visto de todos estos días de lucha y de batalla, se encuentra con una sonrisa y una mirada llena de luz", sostuvo el vicepresidente desde el aeropuerto internacional de Caracas poco después de llegar de La Habana, donde mantuvo dos días de reuniones con el líder socialista.

Maduro dijo que el Gobierno planea dar este sábado un informe con mayores detalles de la salud del militar retirado de 58 años.

Los venezolanos, acostumbrados a la omnipresencia televisiva de su presidente, no han visto ni oído a Chávez desde que volvió a Cuba el 10 de diciembre para su cuarta operación contra un cáncer en la zona pélvica en un año y medio.

La enfermedad ha forzado al gobernante a demorar indefinidamente su juramentación oficial para un nuevo mandato hasta 2019, que extendería su gestión a dos décadas.

Debido al complejo postoperatorio que atraviesa Chávez se han esparcido diversos rumores sobre su salud, pero días atrás el Gobierno dijo que está superando las complicaciones tras la cirugía e incluso deslizó la posibilidad de un retorno.

Decisiones económicas. Maduro dijo que Chávez tomó decisiones económicas que serán dadas a conocer por sus ministros el fin de semana.

Aunque la economía del país viene creciendo a buen ritmo, los venezolanos enfrentan una inflación anual cercana a 20% y frecuentes desabastecimientos de productos básicos en un país que depende de importaciones financiadas con la renta petrolera.

Las empresas privadas reclaman políticas para enfrentar los desequilibrios económicos, como una devaluación del bolívar, que está atado a un tipo de cambio fijo de US$4,3 restando competitividad a las exportaciones y favorece las importaciones.

Chávez había descartado en septiembre que planeara devaluar la moneda.

Los empresarios sostienen que los controles de precios en los productos básicos también lastiman su rentabilidad.

"(Chávez) estuvo revisando el tema del presupuesto, el tema de financiamiento de las inversiones sociales y de desarrollo económico (...) y todo lo que se ha venido insistiendo en los últimos días de favorecer la vocación exportadora de nuestras empresas", dijo el vicepresidente.

A Maduro, designado por Chávez como su eventual sucesor político, le ha sido encargado el gobierno durante la convalecencia del líder, pero los opositores se quejan de que mientras el mandatario lucha contra su enfermedad sus funcionarios están renuentes a tomar decisiones de peso.