Caracas. El vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, envió este miércoles una carta al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en la que rechazó tener vínculos con el narcotráfico y poseer bienes en ese país, como lo aseguró hace unos días esa dependencia.

En la misiva abierta, dirigida al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, El Aissami dijo que se trata de una "acusación falsa y temeraria, elaborada por burócratas antivenezolanos, que sientan un peligroso precedente en la relación entre naciones soberanas".

En el texto publicado por medios nacionales e internacionales, el vicepresidente sostuvo que no posee bienes "ni cuentas en Estados Unidos ni en ningún país del mundo".

El Aissami consideró "absurdo y patético que un organismo administrativo estadounidense -sin presentar pruebas- me dicte una medida de aseguramiento sobre bienes y activos que no poseo".

El Aissami, un abogado de 42 años, fue el encargado, según el Tesoro, de proteger y supervisar cargamentos de droga desde Venezuela hacia México y Estados Unidos durante sus gestiones como gobernador del estado Aragua y ministro del Interior.

La dependencia incluyó el pasado 13 de febrero al alto funcionario venezolano en la lista negra del narcotráfico, y le aplicó sanciones conforme a la Ley Kingpin, que bloquea las actividades de individuos u organizaciones vinculadas con el crimen organizado que sean una amenaza para Estados Unidos.

De acuerdo con el vicepresidente, Mnuchin "ha sido engañado por sectores políticos, cabilderos y grupos de intereses en Estados Unidos, cuyo interés fundamental es evitar que Estados Unidos y Venezuela reconstruyan sus relaciones políticas y diplomáticas sobre la base del respeto mutuo".

El Aissami aseveró que esos factores "carecen de pruebas para validar las gravísimas acusaciones" de presunto narcotráfico, lo cual constituye, en su opinión, "un falso positivo" que pretende "criminalizar -a través de mi persona- al gobierno" de Venezuela.

La administración del país caribeño "lucha abierta y sin cuartel contra el narcotráfico porque se trata de un delito de lesa humanidad, transfronterizo, y porque combatirlo es una responsabilidad que compartimos como miembros de la comunidad internacional", agregó.

El Aissami criticó que la "guerra contra el narcotráfico" emprendida por el gobierno de Estados Unidos "ha fracasado en todo el planeta" y en su propio territorio.

"Hoy ingresa más droga que nunca a territorio estadounidense, y una corrupta y poderosa estructura financiera legitima y recicla los dineros sucios generados por este negocio trasnacional, que se roba la vida y el futuro de miles de jóvenes norteamericanos", afirmó.

El Aissami llamó a Estados Unidos a "rectificar, reconociendo que sólo el trabajo conjunto, transparente y la honesta cooperación entre los Estados, puede rendir los frutos que la comunidad internacional y los ciudadanos del mundo ansían en la lucha contra este flagelo mundial".