Birmingham, EE.UU. El demócrata Doug Jones ganó el martes un escaño en el Senado de Estados Unidos en el estado de Alabama, proyectaron medios estadounidenses, lo que representa un golpe político al presidente Donald Trump tras una carrera que incluyó acusaciones de conducta sexual inapropiada con adolescentes contra el candidato republicano Roy Moore.

La victoria de Jones lo convierte en el primer miembro de su partido elegido en el Senado de Alabama en un cuarto de siglo y reducirá la mayoría de los republicanos en la Cámara alta a 51-49, lo que pone en peligro la agenda de Trump y abre la puerta para que los demócratas puedan recuperar su control en las votaciones legislativas del próximo año.

La áspera campaña atrajo la atención nacional y dividió al Partido Republicano sobre las acusaciones de varias mujeres de que Moore las acosó cuando eran adolescentes y él tenía alrededor de 30 años.

Trump grabó llamadas teléfonicas automáticas a los votantes para impulsar la participación a favor de Moore, y participó en un mitín de campaña en Florida la semana pasada. El exasesor de Trump, Steve Bannon, apareció en dos mitines con Moore en la recta final.

Trump apoyó a Moore incluso cuando otros líderes del partido en Washington se alejaron de él, pero Jones, un exfiscal federal de 63 años, describió la campaña como un referendo sobre la decencia y prometió a los votantes del estado que no los avergonzaría en Washington.

Moore, de 70 años, un conservador cristiano que fue expulsado de la Corte Suprema de Alabama en dos ocasiones por ignorar la ley federal, negó las acusaciones en su contra y dijo que no conocía a las mujeres que las presentaron. Reuters no ha verificado de manera independiente los alegatos.

El líder de los republicanos del Senado, Mitch McConnell, pidió a Moore que abandonara la carrera, y otros senadores habían sugerido que eventualmente sería expulsado del cuerpo si era elegido.

Trump grabó llamadas teléfonicas automáticas a los votantes para impulsar la participación a favor de Moore, y participó en un mitín de campaña en Florida la semana pasada. El exasesor de Trump, Steve Bannon, apareció en dos mitines con Moore en la recta final.

Las encuestas a boca de urna, sin embargo, mostraron que Trump no fue un factor en la decisión de aproximadamente la mitad de los votantes de Alabama. Un 29 por ciento dijo que votó para expresar su apoyo a Trump, y un 20 por ciento dijo que votó para oponerse a él.

En Gadsden, Alabama, Louis Loveman, un bibliotecario jubilado de 73 años y que se definió como republicano de por vida, dijo que votó por Jones. “Es simple”, dijo. “No confío en Roy Moore”.

“Hay demasiadas acusaciones flotando por ahí para que no haya fuego detrás de todo ese humo. Nunca antes había votado por un demócrata, pero lo hice hoy”, declaró Loveman.