Tegucigalpa. Autoridades de Guatemala, Honduras y Nicaragua dijeron este lunes que están en alerta ante la posibilidad de que pandilleros del vecino El Salvador emigren hacia sus territorios debido a una nueva ley que los persigue.

Las temibles "maras" de El Salvador han amenazado a autoridades y aterrorizado a comerciantes y choferes de autobuses en su país por la ley que establece penas por el sólo hecho de pertenecer a una pandilla.

"Es un peligro que miembros de estos grupos vengan a Honduras a tratar de continuar sus actividades ilícitas. El ministerio de Defensa a través del Ejército va a apoyar a la policía para evitar que vayamos a tener más problemas con estos grupos", dijo el portavoz del ministerio de Seguridad hondureño, Leonel Sauceda.

Honduras, un país con los niveles más agudos de pobreza dentro de la empobrecida región, endureció en 2003 la legislación para perseguir a las maras.

Las dos principales pandillas, la Mara Salvatrucha y la Mara 18, surgieron en Los Angeles en la década de 1990 con inmigrantes salvadoreños en esa ciudad y luego se propagaron por varios países de Centroamérica, que tienen altos índices de criminalidad.

Hasta hace pocos años se dedicaban a la delincuencia común, pero ahora trabajan más para los poderosos cárteles del narcotráfico mexicanos.

En Guatemala, también golpeada por la violencia de las pandillas, el portavoz de la policía, Donald González, dijo a Reuters que se estrechó la vigilancia en la frontera con El Salvador.

"Hay un poco más vigilancia y coordinación con los vecinos (...) Estamos bien coordinados con los vecinos salvadoreños e intercambiamos información", señaló.

Nicaragua, el único país centroamericano junto a Costa Rica que no es afectado por la presencia de pandillas, reforzó su frontera norte y la vigilancia naval en el Golfo de Fonseca que comparte con El Salvador y Honduras en el Pacífico.

También aumentó el trabajo interno de inteligencia para impedir que pandilleros salvadoreños ingresen en su territorio, dijo el jefe de la fuerza naval, Roger González.

"El Ejército tiene un plan dirigido a enfrentar este tipo de actividad en la frontera, fundamentalmente en la frontera norte, y la búsqueda de información en el territorio ya dentro del país", indicó González en rueda de prensa.