Caracas. Los niveles de violencia y de criminalidad de Venezuela podrían exacerbarse de cara a las elecciones presidenciales del 2012, que anticipan una dura contienda política, dijo este miércoles la influyente organización International Crisis Group (ICG).

En su reporte, IGC señaló que al alto índice de inseguridad que arrastra desde hace años el país miembro de la OPEP se le agregó la cuota de incertidumbre que genera el estado de salud del presidente Hugo Chávez, figura excluyente de la política local que sufre de un cáncer.

Chávez buscará ser reelecto el año próximo, pero para la entidad no gubernamental, la arraigada violencia y el crimen organizado afectarían al país se imponga o no el oficialismo.

"Las perspectivas de la violencia en el contexto de las elecciones del próximo año están aumentando", dijo el ICG, dedicado a la resolución y prevención de conflictos armados internacionales.

La convivencia de bandas criminales con niveles alarmantes de impunidad, millones de armas en manos de civiles y una alta tasa de corrupción y brutalidad policial conforman un cuadro de alta volatilidad para un año electoral en un país con muy polarizado.

La convivencia de bandas criminales con niveles alarmantes de impunidad, millones de armas en manos de civiles y una alta tasa de corrupción y brutalidad policial conforman un cuadro de alta volatilidad para un año electoral en un país con muy polarizado.

"La violencia política se ha mantenido hasta el momento más como una amenaza latente que como una realidad", sostuvo ICG.

"Sin embargo, a medida que el país se dirige hacia lo que promete ser una contienda presidencial extremadamente reñida, donde habrá mucho en juego para ambos bandos, este equilibrio frágil podría desmoronarse", advirtió ICG.

Según cifras oficiales en el país son asesinadas 48 personas por cada 100.000 habitantes, pero las cifras privadas muchas veces doblan esa tasa.

El gobierno acusa a sus adversarios y a los medios privados de exagerar la situación con fines políticos, pese a que la inseguridad es el tema que más preocupa a los venezolanos de toda condición y el apartado en el que peor calificación recibe la administración Chávez.

Enfermedad. Desde que el presidente Chávez anunció que padecía de cáncer hace dos meses, el país petrolero se mantiene a la expectativa de si llegará a superar la enfermedad o si no podrá participar en las presidenciales del próximo año.

Mientras, la oposición ve su mejor oportunidad para poner fin a 13 años de gobierno socialista en los que Chávez ha nacionalizado gran parte del aparato productivo del país de la OPEP.

El líder izquierdista asumió el poder en 1999 con la promesa de erradicar la corrupción y enfrentar la violencia, que se habían incrementando en gobiernos anteriores.

Pero a poco más de un año de terminar su tercer mandato, organismos internacionales clasifican a Venezuela como uno de los países más violentos fuera de las zonas de guerra y a su capital, Caracas, como una de las ciudades más peligrosas del mundo.

El gobierno llevó a cabo una reforma policial y recientemente vio la luz el Ministerio de Asuntos Penitenciarios, cuya titular dijo que liberará a cerca de la mitad de la población carcelaria

"Cualquiera que sea la orientación política de un gobierno futuro, la amplia presencia de redes del crimen organizado probablemente constituirá una grave amenaza para la estabilidad del país en el mediano y largo plazo", dijo ICG, que asesora a gobiernos e instituciones como la ONU, la Unión Europea y el Banco Mundial.