Santo Domingo. Al menos tres personas murieron en hechos violentos en las últimas horas durante las elecciones del domingo en República Dominicana para escoger cargos al Congreso y los Gobiernos municipales, informaron autoridades y medios de prensa locales.

Los líderes políticos y el jefe de la misión de observadores de la Organización de Estados Américanos (OEA), Adams Blackwell, llamaron a la población a la calma.

Al menos dos activistas del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de tendencia socialdemócrata, murieron a causa de heridas de bala en un incidente ocurrido en la comunidad de Cambita Garabito, unos 50 kilómetros al sur de Santo Domingo, confirmó el juez presidente de la Cámara Administrativa de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario.

Al menos una persona fue detenida por la policía electoral y señalada como autora de los disparos que mataron a los activistas de oposición, dijo Rosario.

En la madrugada del domingo, antes del inicio del proceso de votación, otro activista político resultó muerto en un incidente que es investigado por las autoridades ocurridas en la población de Enriquillo, unos 190 kilómetros al sur de la capital.

Medios de prensa han dado cuenta de otros incidentes en Santo Domingo y poblaciones del interior del país con saldo de varias personas heridas, pero ni las autoridades ni la misión de observadores de la OEA confirmaron estos hechos.

Poco más de seis millones de dominicanos están aptos para ejercer el voto en las elecciones legislativas y municipales en el país caribeño, donde están en juego 4.035 cargos para el congreso y los gobiernos municipales.

El jefe de observadores de la OEA, en una rueda de prensa el domingo, dijo que en sentido general el proceso electoral había arrancado con normalidad con la presencia en los colegios electorales del personal responsable, así como de los delegados de los partidos políticos.

Sin embargo, Blackwell dijo que al menos en un colegio electoral del norte del país se comprobó que había personas comprando la cédula (documento electoral), aunque reconoció que no se trataba de una práctica generalizada y que otro observador había sido testigo de disparos en un recinto de votación e instó a las autoridades a actuar para frenar estos casos.

Tanto el gubernamental Partido de la Liberación Dominicana (PLD), a quien las encuestas dan como favorito en los comicios, como el opositor PRD se responsabilizan mutuamente de los incidentes, así como de la compra del documento electoral.

Miguel Vargas Maldonado, líder del PRD y Danilo Medina, alto dirigente del PLD, coincidieron en llamar a la población a mantener la calma y evitar la ocurrencia de enfrentamientos. Observadores y medios de prensa coinciden en que la asistencia a los colegios electorales no ha sido la esperada y se teme una gran abstención.

Pese a que el jefe de observadores de la OEA definió como "aislados" los incidentes violentos ocurridos en las últimas horas, dijo que es "importante que en esta oportunidad todos los dominicanos respeten el derecho y la responsabilidad de votar".

"No es necesaria la violencia, no es necesario comprar cédulas ni cualquier otro tipo de chantaje o de acción que pueda empañar este proceso", dijo Blackwell, quien destacó que la OEA ha desplegado 53 observadores en todas las provincias del país.