Los comentarios del presidente de Venezuela, que llamó cobarde a Raúl Sendic, fueron tomados como un insulto a todo el Poder Ejecutivo. Por ello la cancillería respondió de inmediato. Marcó su malestar y llamó en consulta al embajador venezolano en Uruguay, Julio Chirino, para pasarle el reclamo. Para el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, lo que dijo Nicolás Maduro “es inaceptable”. El venezolano se enojó cuando Sendic opinó el pasado 3 de marzo que no tiene elementos para asegurar que exista injerencia de EE.UU. en el país caribeño. Por eso, el líder bolivariano le dedicó –sin nombrarlo– una larga oratoria en cadena nacional.

“Un amigo del sur, un gran amigo, que tiene un buen cargo en el gobierno, declaró que no le constaba la injerencia de Estados Unidos sobre Venezuela. Qué vergüenza esa declaración. Estamos agredidos, intervenidos, amenazados y todavía hay gente que dice eso en América Latina”, dijo Maduro.

Y como ocurrió en el primer gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010), cuando era el comandante Hugo Chávez quien estaba al mando en Venezuela, las diferencias vuelven a abrir una brecha en las relaciones bilaterales.

A modo de ejemplo, cuando el presidente venezolano se excusó de participar de la asunción de Vázquez el pasado 10 de marzo, mostró su interés de llegar al país en otra oportunidad. En la nota remitida desde el gobierno uruguayo a Venezuela aceptando la ausencia no se le cursó una invitación formal a venir en otra fecha. Sin embargo, a Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos que tampoco estuvo presente en la toma de mando, sí se le ofreció visitar Uruguay en otro momento.

Vázquez supo de acercamientos con Venezuela y de hecho el primer acuerdo internacional lo firmó el 2 de marzo de 2005 para comprar petróleo a Pdvsa en condiciones financieras favorables. Pero también se distanció de Chávez cuando lo criticó por recibir en la estancia de Anchorena al ex presidente de EE.UU., George W. Bush.

En el comienzo de su primera gestión, Vázquez trazó una política exterior de apoyo al Mercosur, se recostó en la región sobre Brasil y Chile y no dudó en pedir ayuda a EE.UU. cuando temió una incursión violenta desde Argentina cuando los puentes estaban cortados.
Pero los abrazos con Venezuela recién volvieron cuando José Mujica asumió en 2010. El hoy senador del MPP zurció la relación con ese país, primero con Chávez y luego con Maduro.

[[wysiwyg_imageupload:5485:]]

Giro. El diferendo planteado ahora y la forma de enfrentarlo también marca el nuevo rumbo que tomó la cancillería.

En una semana y media en su nuevo rol, Nin Novoa no dudó en criticar el funcionamiento del Mercosur, su primer viaje al exterior fue a Argentina para intentar solucionar una serie de problemas que se reconocen como tales, busca abrir mercados incluso sin los vecinos regionales y respondió con firmeza a Venezuela apenas conoció las declaraciones de Maduro.

El canciller dijo ayer a El Observador que las expresiones de Maduro “son inadmisibles” para el gobierno de Uruguay y así lo expresó luego el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado. Además, convocó en consulta al embajador, lo que implica una forma de protesta diplomática.

Según pudo saber El Observador, luego de que el embajador Chirino tuvo la posición del gobierno de Vázquez, la transmitió inmediatamente a Caracas, por lo que se espera una respuesta en las próximas horas.

El comunicado de la cancillería expresa que las declaraciones de Maduro “afectan no solo a la persona a la que están dirigidas sino a la investidura que representa y a la institucionalidad que la respalda”.

“Uruguay en su firme apego al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, a la democracia, a la protección de los derechos humanos y al respeto de las garantías del debido proceso, alienta a un pronto restablecimiento del diálogo político en Venezuela y manifiesta su deseo que la situación vuelva a la normalidad en el más breve plazo”.

En ese texto se dio a conocer también que hoy habría una reunión extraordinaria de los cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en Montevideo para tratar la situación de Venezuela a la que, según se informó a El Observador, asistiría la ministra de Relaciones Exteriores de ese país, Delcy Rodríguez. Sin embargo, la reunión se suspendió por “dificultades de agenda” expresadas por “numerosos cancilleres de Unasur”, y no se manejó una nueva fecha tentativa.

[[wysiwyg_imageupload:5486:]]

Sorpresa. Sendic informó el martes a Vázquez sobre los dichos de Maduro, lo que provocó la “sorpresa” del mandatario, contó ayer el vicepresidente a los medios.

Es que, además, el propio Sendic había respaldado a Maduro en la situación de crisis política y social que vive su país. “Yo conozco al gobierno venezolano y el gobierno no sale a la calle a matar estudiantes y a matar gente. Esa es la realidad. Es un proceso que se ha querido desestabilizar y es un gobierno legítimamente electo. Los intentos de desestabilización contra gobiernos que son legítimos, nosotros no vamos a apoyarlos”, había dicho en entrevista con El Observador TV.

Sendic dijo este martes a El Observador que a Maduro “le falta información” y que por eso dijo lo que dijo. Por otra parte adelantó que conversará con el presidente venezolano “después de que ese país salga de las complicaciones que enfrenta”. “Mantengo todo lo que dije”, afirmó.

Hasta ayer ninguna autoridad venezolana se había comunicado con el vicepresidente.