San Juan, Puerto Rico. Barack Obama viajó este martes a Puerto Rico, en la primera visita oficial de un presidente estadounidense en 50 años, con miras a seducir a una importante porción del electorado hispano en el continente, que podría ayudarlo a obtener la reelección en el 2012.

En una ceremonia en un hangar de aviones, Obama expresó que apoyará la decisión final de los puertorriqueños acerca del estatus del territorio insular estadounidense y dijo que su Gobierno está trabajando para fortalecer su economía en recesión.

"Cuando la gente de Puerto Rico tome una decisión clara, mi Gobierno la va a respaldar", declaró ante una multitud.

"Estamos dando a los puertorriqueños las herramientas que necesitan para construir su propio futuro", dijo el presidente. "Vamos a poner nuevamente a la gente a trabajar en Puerto Rico y en todo Estados Unidos", agregó.

Peso específico. Los puertorriqueños forman un importante bloque de votantes en Florida, donde podrían ayudar a Obama a compensar el peso de la comunidad cubana, de tendencia republicana, en un estado clave.

Los puertorriqueños son el segundo mayor grupo dentro de la comunidad hispana de 50,5 millones de personas luego de los mexicanos.

Alrededor de 4,6 millones de puertorriqueños viven en Estados Unidos, donde pueden votar en elecciones presidenciales. La cifra supera a los 3,9 millones que viven en el territorio estadounidense de Puerto Rico, que pueden votar sólo en las primarias presidenciales.

Este bloque podría ser decisivo en Florida, donde Obama venció a su rival republicano John McCain por más de 200.000 votos, o 2,5 puntos porcentuales. Sin embargo, los actuales sondeos de opinión muestran que el estado está indeciso.

El desempleo en Florida fue del 10,8% en abril, en comparación con el 9% de promedio nacional ese mes. Por eso, la habilidad de Obama para conectarse con los puertorriqueños podría ser vital.

Muchos viven alrededor de Orlando, en el Condado de Orange, en el centro de Florida y fueron parte de la oleada de votantes que lo ayudaron en el 2008.

"Ningún presidente demócrata había ganado el Condado de Orange desde Franklin Delano Roosevelt hasta el 2008 (...) Yo creo firmemente que fue el voto puertorriqueño el que lo hizo posible", dijo Luis Martinez-Fernandez, profesor de historia de la University of Central Florida, en Orlando.

El último mandatario estadounidense en visitar Puerto Rico fue Gerald Ford para una cumbre del Grupo de los Siete en 1976, que no fue considerada una visita oficial.

Nivel de apoyo entre latinos. Los latinos apoyaron a Obama en una relación dos a uno en el 2008, pero muchos lamentaron que no cumpliera con la reforma inmigratoria que prometió en la campaña. Su apoyo ya no está asegurado, sobre todo debido a que ha sido un sector muy afectado por la pérdida de empleos.

Los puertorriqueños son el segundo mayor grupo dentro de la comunidad hispana de 50,5 millones de personas luego de los mexicanos.

Como bloque, los hispanos representan el 10% del electorado estadounidense, según el Pew Hispanic Center, pero es el segmento de la población votante que crece al ritmo más acelerado.