Luego de que en noviembre del 2013, año en que Cuba y México decidieran zanjar las tensiones entre ambos países, debido al incidente del “comes y te vas” del ex presidente Vicente Fox al ex mandatario Fidel Castro, la visita de Estado del actual mandatario cubano Raúl Castro es resultado del relanzamiento que se ha impulsado en los últimos años, de acuerdo con una alta funcionaria de la cancillería.

Del 5 al 7 de noviembre, el presidente de la República de Cuba, Raúl Castro Ruz, realizará una visita de Estado a México para revisar los principales temas de la agenda bilateral y regional en los ámbitos político, económico y de cooperación.

De acuerdo con Socorro Flores Liera, subsecretaria para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la visita del mandatario Raúl Castro es muestra de que las relaciones entre ambas naciones están en un excelente momento. “Estamos construyendo y consolidando nuestra relación (...), queremos centrarnos en ello”, dijo.

Sobre la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, el gobierno nacional ve positivo este proceso que —aseguró la funcionaria de la cancillería— tomará tiempo para que las dos partes vayan avanzando. “Nosotros estamos listos para lo que ellos necesiten”, dijo.

Si bien el gobierno cubano y el estadounidense retomaron las relaciones diplomáticas, el bloqueo estadounidense contra la isla aún no ha sido formalmente levantado; al respecto, la subsecretaria Socorro Flores Liera informó que México apoya la resolución adoptada por las Naciones Unidas en la que pide el fin de este aislamiento comercial; sin embargo, el gobierno nacional ha acompañado —y continuará haciéndolo— a ambos países en lo que requieran.

Durante los días que el presidente de Cuba permanezca en Mérida, Yucatán, —donde se prevé la reunión con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto— será revisada la agenda bilateral y la participación de las dos naciones en foros multilaterales regionales.

“Es una visita de carácter político en donde los dos (México y Cuba) queremos aumentar la cooperación al máximo en todos los ejes”, aseguró la subsecretaria.

Además de la arista económica y comercial —de la que se espera la participación de más de 50 países—, ambas naciones tocarán otros temas como el migratorio, educativo e intercambio de fomento tecnológico. “Esperemos que el viernes pueda concluir con una serie de nuevos acuerdos”, dijo.

Recordó que desde el 2008, México y Cuba tienen suscrito un memorándum de entendimiento migratorio, por lo que se espera que en esta visita se revise y suscriban otros acuerdos adicionales.

En torno a la educación, ambas naciones también cuentan con una serie de instrumentos, por lo que se buscarán mayores oportunidades en materia de becas e impulso de tecnología.

La funcionaria federal reiteró que la visita de Estado del presidente de Cuba, Raúl Castro, refleja el buen nivel en el que se encuentran las relaciones y es resultado del relanzamiento de las relaciones que implicó “el trabajo conjunto de las dos partes basado en el diálogo y cooperación”.

Se trata de la primera visita de Estado que el mandatario cubano realiza a México desde que asumió la presidencia en el 2006. Este viaje de trabajo se da en el marco del relanzamiento de las relaciones que iniciaron los dos gobiernos en noviembre del 2013.

En ese momento, fueron suscritos nueve instrumentos jurídicos bilaterales en diversas materias, lo que permitió la existencia de más de 30 nuevos proyectos de inversión mexicana en aquel país.