Moscú. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, minimizó este martes las preocupaciones sobre la economía de Grecia, al decirle a su par griego que Estados Unidos no era mejor en el manejo de su deuda y su déficit fiscal.

"Como todos sabemos, la crisis económica mundial no comenzó ni en Grecia, ni en Rusia, ni en Europa", dijo Putin en una conferencia de prensa con George Papandreou.

"Llegó a través del océano", dijo Putin, en clara referencia a Estados Unidos.

"Allí (en Estados Unidos) podemos ver problemas similares, una masiva deuda externa y déficit", dijo Putin, quien sugirió que Rusia y Grecia debían concentrarse en la "economía real" para capear la crisis económica.

Papandreou arribó en Moscú en medio de rumores de que el atribulado miembro de la zona euro podría buscar asistencia financiera en Moscú, quien posee las terceras reservas de moneda extranjera más grandes del mundo y busca incrementar su influencia política.

Islandia tuvo negociaciones para un crédito con Rusia en octubre de 2008, tras el colapso de su moneda y sus principales bancos. El pequeño miembro de la OTAN pudo finalmente asegurarse financiamiento del Fondo Monetario Internacional y de sus vecinos nórdicos, y el préstamo de Rusia nunca se materializó.

Este martes, los ministros europeos le dijeron a Grecia que podría tener que tomar medidas adicionales para poner su deuda en orden, mientras que Alemania dijo que Grecia debería imitar a Irlanda y Letonia, que están reduciendo fuertemente sus gastos y salarios.

Tanto funcionarios griegos como rusos negaron que la asistencia financiera estuviera en la agenda de las conversaciones en Moscú, mientras que el presidente Dmitry Medvedev dijo que le había dicho a Papandreou que debía pedirle ayuda al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial.

"No es el fin del mundo. Creo que saldremos de esta crisis más fuertes que lo que éramos", dijo Papandreou en una conferencia de prensa.