Beijing, Xinhua. Incrementar los ingresos de la gente, luchar contra la corrupción y fortalecer la construcción del Partido son las principales tareas que se deben acometer en los próximos cinco años, resaltó este jueves por la tarde el primer ministro Wen Jiabao frente a los delegados asistentes al XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh).

Así lo aseveró Wen ante un panel de discusión de la delegación de Tianjin que ha acudido al evento, donde añadió que las repercusiones de la crisis financiera internacional persistirán unos cuantos años más.

China debe mantener un crecimiento económico estable y relativamente rápido e impulsar las reformas y la reestructuración económica en un intento de evitar un crecimiento económico inestable, desequilibrado, descoordinado e insostenible, añadió el primer ministro.

La reforma estructural política debe avanzar simultáneamente a la par que la mejora de la democracia, la salvaguarda de la justicia social y de la equidad, la protección de la libertad y de la igualdad de los derechos para la gente y lograr que su iniciativa y creatividad entren en juego.

"En los próximos cinco años o en el futuro inmediato, la gente estará muy pendiente de algunos asuntos que requieren nuestra atención especial", dijo Wen.

En primer lugar, destacó los esfuerzos que se deben hacer para incrementar los ingresos de los ciudadanos urbanos y rurales, mejorar el sistema de la seguridad social, estrechar las diferencias entre el ámbito rural y urbano así como las disparidades regionales, y resolver las diferencias en los ingresos.

En segundo lugar, hay que priorizar la lucha contra la corrupción porque es un problema de vida o muerte para el Partido y para el país. Para este fin, las instituciones deben fortalecerse para arrancar de raíz la corrupción y promover la integridad de los funcionarios y un gobierno libre de corrupción.

En tercer lugar, la mayor responsabilidad del futuro de China se apoya en los hombros del Partido, por lo que "debemos hacer un esfuerzo especial para consolidar y mejorar el liderazgo del Partido, mejorar la democracia, optimizar el sistema legal y el estado de derecho", señaló Wen.

"China se enfrenta a una serie de problemas, especialmente a las arduas tareas de la reforma y el desarrollo. Pero creo que los tres aspectos mencionados antes, son de una gran trascendencia y prioritarios", aseguró Wen.

Las tareas inmediatas que debe afrontar el gobierno son la estabilización de la economía china y la constitución de planes de reforma para la distribución de los ingresos y la compensación por la expropiación de los terrenos rurales colectivos, concluyó Wen.