Quito. El ex presidente de El Salvador, Francisco Flores, actualmente buscado por la justicia de su país por una presunta trama de corrupción, trabajó en Ecuador. Así lo revela un cable diplomático de la embajada de Estados Unidos en Ecuador filtrado por WikiLeaks.

El cable 07QUITO768_a, fechado el 30 de marzo de 2007, narra un encuentro entre la entonces embajadora estadounidense, Linda Jewell, y Guillermo Lasso, quien en aquella época lideraba la fundación Ecuador Libre y el Banco de Guayaquil, publicó este martes diario El Telégrafo.

La cita se habría producido el 12 de marzo y la conversación giró en torno a Rafael Correa, quien llevaba apenas dos meses como presidente de la República.

“Un grupo de contactos del sector privado ecuatoriano se ha acercado a la embajada y al consulado para exponer su preocupación sobre las intenciones políticas y económicas de Rafael Correa”, describe el documento.

“Típico de esa tradición de mirar a los demás para que hagan el trabajo pesado, existe la esperanza de que Estados Unidos asuma un papel de liderazgo y desafíe la política de Correa”, lamenta Jewell, quien firma la comunicación.

En el tercer ítem, la diplomática cuenta que Lasso lleva adelante un esfuerzo por coordinar una respuesta del sector privado a las políticas del naciente gobierno.

“El grupo que él formó, Ecuador Libre, ha trabajado con el expresidente de El Salvador, Francisco Flores, para analizar los riesgos que la administración de Correa podría tomar. Hizo hincapié en que el análisis se completó antes de que Correa asumiera el cargo y tomó nota de cómo están, de hecho, cumpliéndose las amenazas”, señala el texto.

El análisis de la fundación Ecuador Libre identificó cuatro amenazas: manipulación de las instituciones democráticas, incremento del control estatal de la economía, promoción de la violencia de clases, y réplica de los comités familiares de Venezuela para incrementar el control local.

Lasso compartió esas preocupaciones con los empresarios, y concretamente con los presidentes de las cámaras de comercio e industrias de Quito, Guayaquil y Cuenca.

Ellos se habrían mostrado cautos en un principio, pero “uno a uno” los llamó para contener las políticas de Correa.

Lasso también habló con políticos, concretamente con Álvaro Noboa, Lucio Gutiérrez y Jaime Nebot. El problema fue que, según el cable, el primero no entendía lo que ocurría en Ecuador, el segundo quería poner sus propios términos y el tercero solo manejaba una agenda local.

El cable, incluso, cuenta en palabras de Lasso, que la comunidad empresarial preparaba unas cuñas radiales en las que “voces ecuatorianas” rechazaban el modelo venezolano. Lasso pidió a la embajada que EE.UU. defendiera las libertades individuales cuando el sector privado estuviese bajo fuego del Gobierno.

El Telégrafo intentó contactarse con Lasso para consultarle sobre el cable, pero este no respondió a la solicitud de entrevista. Por otro lado, la asociación sin fines de lucro Alianza Dominicana Contra la Corrupción (Adocco) afirmó ayer que Flores “podría estar en territorio dominicano”.

Mediante un comunicado, Adocco explicó que Flores habría viajado a Panamá, desde donde se trasladó a República Dominicana.

La Fiscalía acusó a Flores el 30 de abril de peculado y de enriquecimiento ilícito por un total de 15 millones de dólares que habría recibido de Taiwán bajo el membrete de ayuda a su Gobierno (1999-2004).

Flores sorprendió al admitir, en su primera comparecencia ante una comisión investigadora el 7 de enero, que durante su Gobierno recibió ayuda millonaria, directa y personal de su entonces homólogo de Taiwán, Chen Shui-bian, preso desde 2009 por cargos de corrupción.

El exgobernante dijo que, aunque esos fondos no fueron “para ninguna cuenta pública”, los entregó para actividades y obras de su Gobierno, como la reconstrucción luego de los terremotos de 2001.

DATOS

Francisco Flores, de 54 años y con paradero desconocido desde enero pasado, figura desde el viernes pasado en la lista de personas más buscadas en el mundo por la Policía Internacional (Interpol), que ya incluyó su perfil y sus presuntos delitos en su página web.

Flores, que gobernó El Salvador en el periodo 1999-2004, fue acusado por la Fiscalía de malversación de fondos públicos y enriquecimiento ilícito por un total de 15 millones de dólares que habría recibido de Taiwán y de desobediencia al no comparecer nuevamente el pasado 30 de enero ante la comisión investigadora de la Asamblea Legislativa que indaga su caso.