Santiago. El presidente de Chile Sebastián Piñera, fue el nuevo blanco de los documentos del Departamento de Estado de Estados Unidos que han sido revelados por WikiLeaks y que el periódico español El País publica este lunes en su sitio web.

Según establece un cable fechado el 9 de octubre de 2009, cuando Piñera se encontraba en plena campaña presidencial, el número dos de la embajada norteamericana en el país sudamericano, Carol Urban, describió al actual mandatario como un hombre que "maneja la política y sus negocios al límite de la ética y la ley".

"Hombre de negocios competitivo y político que tiende a tomar riesgos, Piñera ha estado vinculado en el pasado a un número de cuestionables acciones sobre sus negocios, pero los votantes parecen relativamente desinteresados por estas acusaciones", dice el despacho de Urban.

El informe incluye comentarios sobre un episodio de campaña que lo enfrentó con el candidato de centro izquierda, Eduardo Frei, quien citando un informe de Transparencia Internacional, reveló que Piñera había comprado en julio de 2006 tres millones de acciones de la aerolínea LAN, de la cual era controlador, en conocimiento de información privilegiada.

El regulador chilenó investigó y multó a Piñera con una cifra cercana a US$1 millón, cantidad que el mandatario pagó señalando que quería evitar entrar en juicios mientras desarrollaba su campaña presidencial. Sebastián Piñera dijo ser inocente de la sanción.

Este episodio llamó particularmente la atención de la embajada de Estados Unidos en Chile, según reveló un cable, Piñera logró situarse como víctima de los juicios éticos de Transparencia Internacional. Eso fue posible, según los diplomáticos, gracias a tres factores: un admirable equipo de campaña deseoso de pasar al ataque, la mediocre estrategia comunicativa de su oponente y la ayuda de la "prensa de Santiago, generalmente conservadora"

Asimismo, uno de los cables menciona un episodio de la década de los ochenta, cuando Piñera era director del Banco de Talca en plena crsis económica. El mandatario fue requerido por la justicia en esa época.

Por otra parte, las comunicaciones entre la embajada en Chile y el Departamento de Estado hablan sobre el juicio de Píñera sobre la ex presidenta concertacionista, Michelle Bachelet, a quien describió "como una buena mujer, pero mala presidenta" y de el ex dictador Augusto Pinochet, de quien alabó su modelo económico. "Uno no destruye las pirámides porque se hubieran perdido vidas al construirlas", dijo Piñera sobre el sistema de libre mercado que dejó el ex dicatador y que la Concertación consolidó.

"Esta actitud caballerosa hacia el abuso sobre los derechos humanos del régimen de Pinochet es uno de los talones de Aquiles del centro-derecha, una actitud que no casa bien con la mayoría de votantes de centro-izquierda", dijo Urban en su cable.