Existe una buena impresión en Estados Unidos sobre la gestión del presidente Ollanta Humala, tras sus primeros 100 días de gobierno, afirmó hoy la asesora principal del Washington Office for Latin America (WOLA), Coletta Youngers.

Agregó que esa percepción positiva se ha reforzado aún más con la reciente visita del presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner, a la capital estadounidense, donde se reunió con diversas autoridades.

“En términos generales creo que hay una buena impresión en Washington del gobierno de Humala, y están a la expectativa de lo que van a hacer en los próximos 100 días y más allá de ese plazo”, declaró a la Agencia Andina.

Durante la visita de Lerner, refirió que hubo mayor información de las perspectivas y logros de gobierno en sus primeros tres meses de administración, desde que inició labores el pasado 28 de Julio.

Como analista y observadora de la realidad latinoamericana, Youngers consideró que el gobierno ha tomado una posición muy pragmática en términos de balancear las promesas hechas con respecto a mejor inclusión social y distribución de los recursos, y a la vez, mantener la estabilidad financiera y el crecimiento económico.

“Me parece que el gobierno tiene muy claro que no tiene un mandato para un cambio radical, pero sí tiene un mandato para un cambio en el tema de la inclusión social. La impresión en Washington ha sido muy positiva en términos del enfoque del nuevo gobierno y el tipo de programas que están realizando”, remarcó.

La analista reconoció que hay “un sector más radical”, dentro del Partido Republicano de los Estados Unidos, que siempre pone a todos los presidentes progresistas de América Latina “en la misma canasta” al compararlos con el gobernante venezolano Hugo Chávez.

Sin embargo, aclaró que la impresión de la mayoría de autoridades estadounidenses es que el gobierno de Humala ha trabajado de una manera muy moderada con el anuncio de programas que permitan mejorar el futuro de todos los peruanos.

“Ha demostrado que es un gobierno mucho más inclusivo con los sectores que no han sido prioridad para los gobiernos anteriores, y además, no está cambiando de una manera radical la política económica”, precisó.

Del mismo modo, Youngers comentó que en Washington hubo “preocupaciones iniciales” sobre la política de lucha contra las drogas que el presidente Humala anunció, pero que esa percepción cambia cuando se reúne con las autoridades de su país.

Recordó que el gobierno peruano optó por suprimir temporalmente los cultivos de hoja de coca, para centrarse más en el desarrollo de productos alternativos que permitan obtener recursos económicos propios a los agricultores.

“El gobierno peruano ha podido presentar buenos argumentos sobre la necesidad de cambiar la política porque nadie puede negar que la política que han estado aplicando en el Perú antes que ingrese Humala, no ha funcionado de manera efectiva”, puntualizó.