Sana. El gobierno yemení acusó a grupos chiítas rebeldes en el norte del país de no cumplir con una tregua que acordaron en febrero, dijeron funcionarios del gobierno de Yemen a la agencia oficial de noticias.

El gobierno del empobrecido país alcanzó una tregua con los Houthis para detener los enfrentamientos esporádicos que desplazaron a 350.000 personas desde 2005.

"A pesar de detener las operaciones militares hace más de cuatro meses y de que los Houthis accedieron a la tregua, ellos han evitado la implementación completa de los seis términos", dijo un funcionario que supervisa la tregua a Saba News.

El funcionario pidió a los Houthis que dejen de postergar la implementación y que se comprometan a los términos acordados en la tregua.

El viernes, los rebeldes atacaron la casa de un líder tribal favorable al gobierno, matando a tres personas.

El cese al fuego ha sido respetado en gran parte, pero la inestabilidad aún amenaza al vecino de Yemen, el exportador de petróleo Arabia Saudita, que fue brevemente involucrada en la guerra el año pasado cuando los rebeldes capturaron zonas fronterizas del país.

Los Houthis se quejan de discriminación socioeconómica y religiosa de parte del gobierno.

Yemen ha enfrentado la presión internacional para terminar sus conflictos internos, incluido el cada vez más violento movimiento independentista en el sur, y para que enfrente al ala de Al Qaeda en el país.