Madrid. El borrador de reforma laboral que el Gobierno de España tiene previsto aprobar el miércoles, creará empleos e impulsará la confianza de una economía que afronta momentos difíciles, dijo el sábado el presidente del Ejecutivo José Luis Rodríguez Zapatero.

El Gobierno presentó el documento el viernes a los sindicatos y empleadores, después de que fracasaran las negociaciones para llevar a cabo una reforma por consenso.

"Va a ayudar a la creación de empleo, a la estabilidad en el empleo y a generar confianza en la economía española en el medio plazo", declaró Zapatero el sábado en una rueda de prensa.

La propuesta esbozada por el Gobierno mantiene los derechos de los trabajadores mientras aporta a los empresarios la flexibilidad para adaptarse en circunstancias difíciles, agregó el presidente.

"Una reforma que mantiene básicamente la red de derechos de los trabajadores y favorece las expectativas de aquellos trabajadores que tienen un empleo precario, es una reforma que va en la dirección adecuada", dijo Zapatero.

Algunos economistas creen que la reforma a las inflexibles leyes laborales es un paso clave para restaurar la productividad del país y la economía - que ha sufrido profundamente tras el estallido de la burbuja inmobiliaria - vuelva a la senda de un crecimiento vigoroso.

Después de que los países europeos se vieran obligados el mes pasado a salir en rescate de Grecia, los mercados financieros han cambiado su punto de atención a otras débiles economías de la zona euro, y tanto España como Portugal se han visto presionadas para contener sus desbocados déficits.

En un reflejo de esos temores, Madrid se vio obligado el viernes a negar que estuviera planeando pedir ayuda a la Unión Europea, después de que el diario alemán FT Deutschland informara que Bruselas estaba preparándose para activar un paquete de asistencia para España.