Pasar al contenido principal
Zelaya forma partido que postularía a su esposa a la presidencia de Honduras
Martes, Octubre 4, 2011 - 17:28

Xiomara Castro, ex primera dama y sin activismo político antes del golpe de Estado del 28 de junio del 2009, se volvió popular al liderar las protestas para que el gobierno de facto que tomó el poder devolviera la presidencia a su José Manuel Zelaya.

Tegucigalpa. Más de dos años después de haber sido derrocado por militares, el ex presidente de Honduras Manuel Zelaya se apresta a inscribir un nuevo partido político que postularía a su esposa, Xiomara Castro.

La ex primera dama, sin activismo político antes del golpe de Estado del 28 de junio del 2009, se volvió popular al liderar las protestas para que el gobierno de facto que tomó el poder devolviera la presidencia a su esposo, algo que no logró ni la presión internacional de países como Estados Unidos.

Zelaya, un político y hacendado maderero que llegó al poder por el Partido Liberal pero luego comenzó a virar a la izquierda, dijo en una entrevista reciente con Reuters que propone ahora un "liberalismo pro socialista" y que no ha abandonado su idea de que se forme una asamblea constituyente.

Objetivo: reformar la Constitución. Esta tendría como objetivo reformar la Constitución para permitir, entre otras cosas, la reelección presidencial, el tema que desató el golpe de Estado cuando sus detractores lo acusaron de querer perpetuarse en el poder, influenciado por su aliado el presidente venezolano Hugo Chávez.

"Mi proyecto era la asamblea nacional constituyente y me derrocaron y me desterraron por eso y ahora voy a continuar con ese proceso", dijo Zelaya a fines de la semana pasada en su casa -en una zona de clase media alta-, en una sala rodeado de fotografías de su esposa, sus hijos y nietos y pinturas.

Por ahora, la reelección no está permitida ni siquiera de manera no consecutiva en el país de ocho millones de habitantes, uno de los tres más pobres de América junto con Haití y Nicaragua y fuerte productor de café gourmet.

Sin embargo, el Congreso reformó la Constitución a comienzos de este año para incorporar los mecanismos de plebiscito y referendo popular, lo que abre la puerta a modificar los llamados "artículos pétreos" de la carta magna que impiden la reelección.

"Yo he hecho una simbiosis ideológica y le he denominado liberalismo pro socialista, que recoge los principios de la libertad económica del derecho de propiedad, pero le da un rol importante al Estado en el proceso estratégico de desarrollo", dijo Zelaya, vestido con sus típicas botas vaqueras.

De vuelta en casa. Zelaya acudirá el 30 de octubre ante las autoridades electorales para inscribir el nuevo partido, Libertad y Refundación (Libre), formado por corrientes del Partido Liberal -que lo llevó antes al poder-, sindicatos, campesinos y agrupaciones de izquierda minoritarias.

El Partido Liberal y el Partido Nacional, al que pertenece Lobo, dominan el espectro político de Honduras desde hace más de un siglo y respaldaron el golpe militar.

Xiomara Castro, de 52 años, es actualmente una de las políticas más populares de Honduras, pero no es la única recién llegada a la política.

En encuestas recientes, Castro se ubica detrás de Salvador Nasralla, un periodista deportivo y de espectáculos que ha anunciado su intención de ser candidato también con un nuevo partido político.

"Ella se ganó un puesto y brilla por luz propia y sale muy bien en las encuestas, pero ella no ha tomado una decisión" de ser candidata, dijo Zelaya acerca de su esposa.

Los partidos políticos de Honduras irán a elecciones internas en noviembre del 2013, un año antes de los comicios presidenciales.

En la casa de Zelaya, que le fue devuelta por las autoridades al igual que su rancho en su natal estado de Olancho, en el este del país, aún pueden observarse perforaciones de bala en un portón de metal en la parte trasera, por donde ingresaron los militares el día del golpe.

Zelaya fue sacado del país por la fuerza hacia Costa Rica y meses después reapareció sorpresivamente en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permaneció encerrado por meses bajo amenaza de arresto por parte del Gobierno de facto y en medio de tensiones diplomáticas con América Latina.

La situación se resolvió con la asunción de Porfirio Lobo en enero del 2010, que habilitó la salida al exilio del ex mandatario a República Dominicana, desde donde regresó al país en mayo de este año.

Autores

Reuters