Tegucigalpa. El 2012 será el año en que los zelayistas se propondrán ejercer presión para que el Congreso Nacional  convoque a un diálogo “pro constituyente”.

Eso es lo que deja entrever el ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, quien mediante una carta a sus seguidores les anima a continuar con su objetivo de buscar los mecanismos para “refundar” el país.

Aprovechando la época navideña, el ex mandatario mandó una misiva en la que agradece a los miembros de la resistencia popular el apoyo manifestado hacia él y su familia, respaldo que sirvió para que retornaran a Honduras después de haber vivido “en el exilio”.

“Nada deberá detener  nuestro propósito y a partir de enero 2012 (…) debemos aprestarnos a colectar las firmas que hagan falta para que el Congreso Nacional, llame de inmediato a una consulta ‘Pro Constituyente’, única vía realista para reconstruir el tejido social y sentar las bases del ‘estado social’   que necesita Honduras”, dice parte de la carta enviada por “Mel”.

Zelaya exige un 'diálogo nacional'. Zelaya augura que el 2012 será el tiempo en que la resistencia pondrá las bases para un cambio radical en el país.

 “El 2012, si bien es cierto, es  para nosotros el año de la democracia interna manifestamos la insustituible prioridad de iniciar el dialogo "pro-constituyente" que le de vigencia al respeto a los derechos humanos, al tiempo que multiplique  las acciones para contraponernos al imperio de la violencia que mata inocentes todos los días, haciendo imperar el terror y  alejando las posibilidades de  alcanzar el desarrollo”, expresa el documento.

Críticas al gobierno. “Hoy se ve con claridad el daño que la derecha le causo al país al apoyar las fuerzas antidemocráticas que empujaron al pueblo al despeñadero, y que profundizaron la mayor crisis económica y social de nuestra historia; crisis que no se podrá resolver hasta que el gobierno de Porfirio Lobo sea consciente de la impostergable necesidad de convocar al gran dialogo nacional pro constituyente”, mencionó.

Esta es la primera Navidad de Zelaya en Honduras desde que fue derrocado, en junio de 2009. La Nochebuena de ese año la pasó refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, mientras que en 2010 celebró las fiestas de la temporada en República Dominicana.