Lima. El Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), en Perú, registra unas 20.000 hectáreas de tierras dedicadas al cultivo ilegal de hojas de coca, alertó hoy el asesor de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Federico Tong.

Para el funcionario internacional especializado en la lucha contra este delito, el VRAEM concentra la mayor superficie de cultivos de esta planta ilegal en este país, alrededor del 50%, que es utilizada para el procesamiento de cocaína.

Tong exhortó a las autoridades peruanas a trabajar simultáneamente en todos los frentes donde se reporta la presencia de plantaciones ilegales de hojas de coca, pero dando prioridad a la erradicación.

Puso como ejemplo la zona del Alto Huallaga, donde se llevaron a cabo anteriormente campañas de erradicación sistemáticas hasta lograr alcances positivos donde disminuyó la superficie de cultivos de coca.

Según Tong, en la mencionada región, considerada anteriormente un foco crítico del narcotráfico, la superficie cultivable aumentó 75% en 2012, pero en 2013 solamente lo hizo en 3,6%.

En las labores de erradicación de los dos últimos años, las autoridades peruanas buscaron la cooperación de Brasil y Colombia, lo que permitió controlar el accionar del narcotráfico y el cultivo de esta materia prima en el Alto Huallaga.

Durante los últimos dos años, Perú registró una disminución de 20 por ciento de la superficie ilegal cultivada de hojas de coca, pasando de 62.500 hectáreas a 48.900 hectáreas, de acuerdo con los datos estadísticos de la UNODC.