Pasar al contenido principal
Popularidad de Sarkozy repunta levemente por manejo de crisis
Domingo, Noviembre 20, 2011 - 12:51

La popularidad del presidente francés, Nicolas Sarkozy, subió debido a la respuesta positiva de la opinión pública a su manejo de la crisis de la zona euro.

Paris. La popularidad del presidente francés, Nicolas Sarkozy, subió debido a la respuesta positiva de la opinión pública a su manejo de la crisis de la zona euro, aunque la mayoría de los votantes no está impresionada por sus políticas a nivel doméstico, mostró el domingo una encuesta.

El sondeo de IFOP-JDD publicado en el semanario Journal du Dimanche indicó que el 34% de los encuestados estaba satisfecho con las políticas de Sarkozy, un aumento del 3% sobre la consulta previa, luego de tres meses de caídas consecutivas.

Sarkozy ha buscado cultivar una imagen más presidenciable durante este año, mientras se prepara para una dura batalla por la reelección en abril contra su rival socialista, Francois Hollande, quien actualmente es el favorito para ganar las elecciones.

Durante los últimos meses, al tiempo la crisis de deuda de la zona euro pasa de un drama al otro, Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, se han presentado ante sus electorados como un dúo dinámico de lucha contra el colapso financiero.

Los encuestados por el sondeo IFOP-JDD dijeron que hallaban a Sarkozy creíble en el papel de un líder internacional. Pero una mayoría del 66% dijo que estaba descontenta con su desempeño en la política nacional y los temas sociales.

Con Francia bajo presión para reducir su déficit público, la figura más asociada con el ajuste del cinturón no es Sarkozy sino el primer ministro Francois Fillon, cuya popularidad cayó 2 puntos porcentuales al 44% en la encuesta.

Hollande, quien hizo un llamado a los votantes jóvenes, en un discurso el sábado entre los aplausos entusiastas y aplausos, sigue siendo un claro favorito para ganar las elecciones de 2012.

Un sondeo el miércoles mostró que un 60% de los votantes franceses pensaba que Sarkozy no sería reelecto.

El presidente aún debe oficializar su candidatura, pero ha estado visitando fábricas francesas, mercados y firmas pequeñas durante meses para lograr apoyo para su campaña.

Autores

Reuters