Puerto Príncipe. Cuatro haitianos, incluyendo una ex portavoz de Naciones Unidas, presentaron denuncias penales este miércoles contra el ex dictador Jean-Claude "Baby Doc" Duvalier, a quien acusaron de crímenes contra la humanidad incluyendo tortura.

Las presentaciones se produjeron un día después que Duvalier, de 59 años, fuera brevemente detenido y acusado por un fiscal estatal de Haití de corrupción y malversación de fondos y otros presuntos crímenes durante su gobierno entre 1971 y 1986. El ex dictador retornó inesperadamente el domingo 16 de enero a Haití desde el exilio en Francia.

Michele Montas, la ex portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que ella y otros tres haitianos fueron encarcelados durante el gobierno de Duvalier y presentó las denuncias a un fiscal de Puerto Príncipe.

"Hay fundamentos para juzgarlo no sólo por crímenes económicos, sino también por abusos de los derechos humanos", dijo Montas.

El sorpresivo regreso de Duvalier ha convulsionado a los políticos de Haití, que afrontan una disputa sobre los resultados de las elecciones presidenciales y una epidemia de cólera que produjo la muerte a más de 3.800 personas. El Estado más pobre del hemisferio occidental aún se está recuperando de un devastador terremoto en 2010.

¿Otro regreso? Sumándose a la posible agitación en Haití, el ex presidente Jean-Bertrand Aristide, quien lideró un movimiento en favor de la democracia bajo el régimen de Duvalier antes de convertirse en el primer líder de Haití escogido en elecciones libres en 1990, expresó el miércoles su propio deseo de regresar desde el exilio en Sudáfrica.

"El pueblo de Haití nunca dejó de pedir mi regreso", dijo Aristide, en un comunicado distribuido por sus colaboradores. "En lo que a mí concierne, estoy listo. Nuevamente expreso que estoy listo para partir hoy, mañana, en cualquier momento", afirmó.

Un ex sacerdote católico romano, derrocado en el 2004 por una rebelión que involucró a ex militares, Aristide sigue siendo ampliamente popular en su patria. Su pasaporte haitiano venció, dijeron sus colaboradores, pero Aristide afirmó que espera un acuerdo entre las autoridades sudafricanas y haitianas que permita su regreso.

Duvalier, quien huyó de Haití en 1986 para escapar de un levantamiento popular, saludó y envió besos el miércoles a una multitud de seguidores desde un balcón de un hotel de lujo en Puerto Príncipe donde se hospeda. Los fiscales dicen que está "a disposición de las autoridades judiciales".

Montas, una periodista en Haití, se vio obligada a huir al exilio a comienzos de la década de 1980 después de que Duvalier cerró una estación de radio propiedad de su difunto marido, Jean Dominique.

Un abogado de Duvalier dijo a periodistas que el ex dictador planea quedarse en Haití y estimó los cargos presentados contra él como motivados políticamente.
"No hubo denuncias, ni orden de arresto, ni infracción, ni delito", dijo el abogado Reynold Georges.

"Digo claramente que el gobierno (haitiano) está detrás de todo esto", agregó sin mayores aclaraciones.