Ciudad de Guatemala. El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, afirmó que la situación de inseguridad causada por el narcotráfico ha llegado a su límite, aunque negó que su país sea un Estado fallido.

En entrevista con el diario español El Mundo, el mandatario centroamericano expuso que “reducir el número de ejecuciones será imposible si no hay un verdadero apoyo” para enfrentar a los narcotraficantes.

“El narco tiene una capacidad infinita de matar y de comprar a quien se pone enfrente, la región no puede más”, y en el caso de Guatemala se apoya a la seguridad y la justicia, pero no sólo con incautaciones se terminará con el problema, recalcó.

Sobre la presencia de Los Zetas en su país, expuso que no se trata de un cártel mexicano o guatemalteco sino de “un supermercado internacional del crimen” creado por ex militares que en caso de los guatemaltecos salieron de la guerra de la década de 1980.

“Veintitrés de los 80 zetas detenidos en los últimos meses son mexicanos y el resto guatemaltecos y hondureños, así que yo no veo a Los Zetas como un cártel mexicano, sino como una multinacional del crimen contra la que tenemos que trabajar unidos”, expuso.

Indicó que la estructura del narcotráfico se ha infiltrado en todo el sistema público y privado del país, y que como muestra de ello es que el año pasado se encarceló a dos cúpulas de la policía, se despidió a mil 400 agentes y se cambió tres veces al mando militar.

“No somos un Estado fallido, yo diría que íbamos camino (de serlo), pero hemos recuperado terreno al narco, en los últimos años unos mil kilómetros cuadrados de territorio que controlaban ellos”, apuntó, en declaraciones que recoge Notimex.

Se pronunció a favor de que la lucha contra el narcotráfico cuente con la corresponsabilidad de Estados Unidos y Europa, e incluya el tráfico de químicos y el lavado de dinero, ya que si eso no se destruye seguirá la violencia.

“La frontera al otro lado del Río Bravo (Estados Unidos) frena inmigrantes, pero no detiene el dinero, las armas, la cocaína. No es una frontera que valga. De ahí la importancia de la responsabilidad”, manifestó.