Colombia. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, acusó el viernes a una senadora de legitimar "el terrorismo", luego que ella pidió al Parlamento Europeo presionar un diálogo de paz con la guerrilla al denunciar que el país es el mayor cementerio de América Latina y una fosa común.

La congresista del Partido Liberal, Piedad Córdoba, también dijo esta semana en el Parlamento Europeo, que en Colombia no hay espacio para la discusión política y que en el país hay 7.500 presos políticos por el simple hecho de ser combatientes guerrilleros.

"Tenemos que rechazar en forma contundente esas expresiones que están legitimando el terrorismo", dijo Santos en un acto de Gobierno en la base militar de Larandia, en el selvático departamento del Caquetá, al sur del país, desde donde se mantiene una ofensiva contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Córdoba pertenece al liberalismo, partido que forma parte del Gobierno de Unidad Nacional que lidera Santos, pero la legisladora mantiene una posición crítica y presiona por un diálogo de paz que permita poner fin al conflicto interno de más de 45 años que ha cobrado miles de vidas.

"Nos duele que una persona que ostenta una dignidad como la que ostenta la senadora Piedad Córdoba, se vaya al Parlamento Europeo a decir lo que les acabo de repetir: '7.500 presos políticos por emitir una opinión', cuando todo el mundo sabe que aquí se respeta la libertad de expresión", afirmó Santos.

"El Gobierno y el Estado garantizan esa libertad", agregó.

Las FARC, el grupo rebelde activo más antiguo del hemisferio, han entregado en los últimos años a misiones humanitarias lideradas por la legisladora a varios rehenes que mantuvieron secuestrados por motivos políticos.

La senadora, investigada por sus presuntos nexos con esa guerrilla, también ha recibido pruebas de vida de secuestrados por la guerrilla.

Pese a las gestiones de Córdoba a favor de un diálogo de paz, Santos ha descartado esa posibilidad y la ha condicionado a que los rebeldes liberen los secuestrados, pongan fin a sus hostilidades y anuncien su disposición de abandonar la lucha armada y reintegrarse a la vida civil.

Santos pidió a las Fuerzas Armadas intensificar la lucha contra la guerrilla y producir resultados luego de una reciente ofensiva de los rebeldes.

"A palabras tontas oídos sordos y seguir adelante, seguir adelante en nuestro empeño por darle cada vez más seguridad a los colombianos, en nuestro empeño por seguir debilitando a las FARC", sostuvo el mandatario.