Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció hoy que en 2015 se dará "una lucha contundente" contra la mortalidad materna en su país, una problemática que está concentrada en el sector rural y en comunidades ancestrales.

"Vamos hacer la declaratoria de emergencia para poder actuar con toda la fuerza para la disminución de la mortalidad materna", afirmó el mandatario en su informe semanal de labores.

Correa informó que para combatir el problema se pondrá en marcha un plan basado en cuatro ejes: prevención y promoción; atención obstétrica; manejo de datos estadísticos; y auditoría de muerte materna.

A ello, se suma, la contratación de 2.187 médicos profesionales en atención primaria, lo que demanda un desembolso de 41 millones de dólares.

Inicialmente, se contrató a los primeros 1.000 galenos debido a que el gobierno únicamente entregó al ministerio de Salud 20 millones de dólares, indicó la titular de esa cartera de Estado, Carina Vance, en el informe sabatino.

Para cubrir los 21 millones de dólares restantes, el jefe de Estado anunció que se regulará los salarios de los funcionarios que ocupan cargos jerárquicos superiores en todo el sector público.

La medida, que está en análisis para definir el porcentaje de reducción, será para obtener los recursos para "pagar a los nuevos médicos, para evitar la mortalidad materna, para que nuestras madres no se mueran", apuntó el mandatario.

Correa, defendió la medida debido al difícil año fiscal que enfrentará el país ante la caída del precio del petróleo en el mercado internacional y las devaluaciones monetarias de varios países.

El jefe de Estado hizo un llamado a las madres embarazadas a seguir un estricto control de su estado de gestación para contribuir a "reducir drásticamente" los casos de mortalidad materna.

"Necesitamos toda la ayuda de ustedes, sobretodo, de la mujer de la patria. Si está embarazada por lo menos visiten cinco veces al respectivo médico, y al momento de dar a luz, vayan a un centro que ofrezca servicios adecuados con un profesional", apuntó.

Según un informe estadístico de la Organización Mundial de la Salud (OMS), difundido en 2014, en Latinoamérica, varios países dieron pasos significativos e importantes para disminuir la mortalidad materna.

Ecuador logró una reducción de 44% en el período 1990-2013.

En lo que va de 2015, en Ecuador se han registrado nueve muertes maternas, dijo la ministra de Salud, Carina Vance, tras indicar que se trabaja con el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos para hacer proyecciones sobre "el registro de número de nacido vivo, número real, para calcular la razón de muerte".

La ministra anotó que ya está en vigencia una campaña de prevención con planes de parto en comunidades alejadas de los centros de salud.

"Hay servicio de transporte para poder llegar a los centros de salud, hay técnicos en atención primaria que están en las comunidades, que conocen a su gente", comentó.

La funcionaria destacó que el embarazo es un hecho natural, pero siempre tiene riesgos, sobretodo, para las mujeres que tienen enfermedades crónicas no transmisibles.

Según las autoridades, las principales causas de mortalidad materna prevenibles en Ecuador y en América Latina son los trastornos hipertensivos del embarazo, las hemorragias y los procesos infecciosos generados en el momento del nacimiento o en el puerperio.