Bogotá. Un grupo de desconocidos dinamitó este sábado un tramo del principal oleoducto colombiano Caño Limón-Cóveñas, atentado que obligó a suspender las operaciones.

"Hasta el momento sólo se tienen informes del atentado, al parecer atribuido a integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) o de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)", señaló el comandante de la Policía del departamento Norte de Santander, coronel Carlos Enrique Villadiego.

El ataque provocó el derrame de una cantidad aún no detallada de crudo sobre el río Catatumbo, en la frontera con Venezuela, según informó el diario El Financiero.

Por último, la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) anunció un plan de contingencia para detener el crudo y evitar un daño ambiental mayor.