Pasar al contenido principal
Putin sufre revés en elecciones parlamentarias en Rusia
Domingo, Diciembre 4, 2011 - 14:42

El partido oficialista de Rusia, liderado por Vladimir Putin, sufrió una fuerte caída en su apoyo en las elecciones parlamentarias del domingo.

Moscú. El partido oficialista de Rusia, liderado por Vladimir Putin, sufrió una fuerte caída en su apoyo en las elecciones parlamentarias del domingo, según resultados a boca de urna que reflejarían el creciente descontento del electorado con su dominio de la política rusa.

Dos sondeos a boca de urna sugirieron que el partido de Putin, Rusia Unida, obtenía entre un 45,5 y un 48,5% de los votos en los comicios para la Duma, comparado con el 64,3% del 2007. Estos resultados sugieren además que la fuerza podría tener dificultades para retener el control de la cámara.

La votación es considerada una prueba para la autoridad personal de Putin tras señales de que los rusos han comenzado a cansarse de su imagen de hombre duro.

"Rusia tiene una nueva realidad política, incluso si ellos rescriben todo", dijo Sergei Obukhov, un legislador del Partido Comunista, fuerza que obtuvo un buen resultado al duplicar sus votos en casi un 20%, según los sondeos a boca de urna.

Un líder de Rusia Unida, Boris Gryzlov, lucía apesadumbrado cuando habló con la prensa tras el cierre de la votación, pero igualmente se declaró ganador y dijo: "Estamos mirando y esperamos obtener una mayoría en la Duma. Podemos decir que Rusia Unida sigue siendo el partido gobernante".

Un grupo observador se quejó de "masivos ciberataques" en sitios sobre supuestas violaciones electorales.

Los resultados oficiales con el 10% de los votos contados mostraron a Rusia Unida con un 45,9% de los votos y a los comunistas con un 20,7%.

Los sondeos a boca de urna no dejaban claro cómo se distribuirían los 450 escaños de la Duma, pero un sondeo proyectó que Rusia Unida, que ha dominado la cámara desde el 2003, conseguiría solo 220 asientos.

Putin sigue siendo por lejos el político más popular del país, pero hay señales de que los rusos se están cansando de su cultivada imagen de hombre fuerte. El líder de 59 años es el último árbitro entre los clanes que controlan al primer productor mundial de energía.

Un grupo observador, con financiación occidental, y dos medios liberales dijeron que sus sitios en internet habían sido cerrados por hackers que intentaban ocultar acusaciones de violaciones electorales.

Los sitios de la radio Ekho Moskvy, el portal de noticias Slon.ru y el observador financiero Golos se cayeron a las 08:00 hora local.

"Se están llevando a cabo ciberataques masivos contra el sitio de Golos y el mapa de violaciones", dijo Golos en Twitter.

Golos dijo que había sido excluido de varios centros de votación en la región siberiana de Tomsk. Fiscales de Moscú lanzaron una investigación la semana pasada sobre las actividades del grupo luego de que legisladores objetaron su financiación occidental.

El sábado, autoridades de aduana retuvieron al director de Golos por 12 horas en un aeropuerto de Moscú y Washington dijo el viernes que estaba preocupado por "un patrón de acoso" contra el grupo.

El presidente Dmitry Medvedev, quien se hará a un lado el próximo año para que Putin pueda volver a la presidencia, desmintió los rumores de fraude electoral. Ni la oficina del fiscal ni la Comisión Electoral Central estaban disponibles para hacer comentarios.

El mayor partido opositor fue prohibido en las elecciones. Uno de sus líderes, el ex primer vice primer ministro Boris Nemtsov, marcó su papeleta de votación con una gran X.

Unos 30 manifestantes de oposición se reunieron frente el Kremlin gritando "¡Sus elecciones son una farsa!" por altavoces. Testigos de Reuters dijeron que unos 12 fueron detenidos.

El líder del Partido Comunista Gennady Zyuganov dijo que al parecer habían violaciones electorales en varias partes del país.

"Recién hablé con nuestra gente en Siberia y el este y la situación es preocupante", precisó.

Si el partido de Putin obtiene menos de dos tercios de los escaños, sería despojado de la llamada mayoría que permite cambiar la constitución e incluso aprobar una moción de confianza del presidente.

El partido ha tenido que luchar contra los opositores, que lo han calificado como una sarta de "estafadores y ladrones" y existe un sentimiento creciente de malestar entre los votantes por el control del poder que realiza Putin.

Autores

Reuters