Bogotá. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, calificó este sábado como un paso importante el acuerdo alcanzado entre su gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para comenzar el desminado en varias regiones del país, que tendrá acompañamiento de la comunidad internacional.

"Esto que sucedió hoy, este acuerdo a que llegaron los negociadores del gobierno y las FARC para iniciar el desminado, es un paso importantísimo, porque era un paso necesario, como demostración de que efectivamente vamos en el camino correcto para ponerle fin a un conflicto que nos ha desangrado durante más de 50 años", declaró el jefe de Estado.

Santos hizo la declaración al concluir el Consejo de Ministros, que realizó en la ciudad de Montería (norte), donde aseveró que "era una muy buena noticia para todos los colombianos y especialmente para los niños de Colombia: comenzamos a desminar el país. Hay un acuerdo para comenzar a desminar el país".

El jefe de Estado felicitó a la delegación que se encuentra negociando con las FARC un proceso de paz en La Habana, Cuba, donde las partes llevan dos años y cuatro meses manteniendo diálogos para poner fin al conflicto armado interno.

"Las FARC se comprometieron a suministrar toda la información y van a participar por medio de miembros representantes, de civil, en la elaboración de los estudios que determinen dónde están estas minas (...) ese paso que hacen las FARC, porque esto nos va llevando cada vez más a ese objetivo que todos queremos, que es la paz en Colombia", aseveró el jefe de Estado.

De acuerdo con Santos, el batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario del Ejército se encargará de la eliminación de las minas en varias regiones de Colombia.

"La capacidad de estos héroes de la Patria (militares), que están dedicados a desminar. Les ha tocado trabajar muy duro. Aprendieron bien su trabajo (...) Y tanto el gobierno como las FARC y las comunidades, van a tener representantes en todo esto proceso", comentó.

El gobierno colombiano y las FARC han llegado, en el marco del proceso de paz, la ejecución del acuerdo en tierras, fin de los cultivos ilícitos y el narcotráfico, y participación política.

Entre enero de 1990 y enero pasado han fallecido en Colombia a raíz de las minas antipersona 11.043 víctimas, entre ellos 6.817 militares y 4.226 civiles.