Pekin. Inundaciones, derrumbes y torrentes de lodo han provocado la muerte de 50 personas en el sur de China y otras 15 están desaparecidas después de días de lluvias torrenciales, dijo el Ministerio de Asuntos Civiles en la noche del sábado.

Más de 17 millones de personas en nueve provincias han sido afectadas por las precipitaciones desde comienzos de julio, dijo el ministerio en un comunicado en su sitio en internet (www.mca.gov.cn).

Unas 42.000 casas se han derrumbado y otras 121.000 resultaron dañadas, cientos miles de hectáreas de cosechas fueron arruinadas o destruidas y las primeras estimaciones del costo de las lluvias alcanza unos 8.900 millones de yuanes (US$1.300 millones).

Entre los muertos hay cuatro mineros que fallecieron por una explosión de gas después de que las fuertes precipitaciones cortaron la energía de su yacimiento en la provincia de Guizhou, en el suroeste del país, deteniendo el equipo de ventilación.

Las severas lluvias del comienzo del verano muestran pocas señales de ceder. Casi 400 personas murieron debido a las fuertes precipitaciones en junio, y se espera que las tormentas lleguen a zonas severamente afectadas desde el comienzo de la semana. Eso podría sumar agua a las débiles riveras de los ríos.

Entre los muchos ríos que alimentan al Yangtze, el más extenso de China, el agua ha superado los niveles de alerta de inundación, en una parte del suroeste de la municipalidad de Chongquing la diferencia es de 3 metros, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.