Nueva York. Un guyanés acusado en un plan para hacer estallar un aeropuerto de Nueva York se declaró culpable este martes de un cargo de proveer material de apoyo al terrorismo.

Abdel Nur, de 60 años, fue arrestado en 2007 junto a otros tres hombres y acusado de conspiración para hacer volar edificios, tanques de gasolina y ductos en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy.

Su declaración de culpabilidad fue parte de un acuerdo con fiscales estadounidenses.

El estadounidense Russel Defreitas, de 66 años, y el guyanés Abdul Kadir, de 58 y ex miembro del Parlamento en su país sudamericano, se presentarán a juicio el miércoles por el mismo caso.

El cuarto hombre, Kareem Ibrahim de Trinidad y Tobago, se encontraba demasiado enfermo y podría enfrentar un juicio en una fecha posterior.

El supuesto plan no estaba cerca de ser llevado a cabo cuando los hombres fueron arrestados, dijeron funcionarios.

Nur, quien fue extraditado a Estados Unidos desde Guyana para enfrentar cargos, se presentó ante la jueza de distrito estadounidense Dora Irizarry con una barba canosa y una camisa blanca que le entregó el gobierno, y habló un inglés entrecortado.

"Me enteré que los individuos que conocí (...) desarrollaban un plan que tenía como objetivo el uso de un artefacto explosivo o material para destruir o dañar extremadamente tanques de combustible o tuberías de combustible en el aeropuerto internacional John F. Kennedy", declaró Nur a la corte, leyendo una declaración.

El objetivo era "causar una gran pérdida económica en Estados Unidos", declaró.

Nur dijo que ayudó a los hombres, entre los que se contaba un informante estadounidense, a llegar a Trinidad y Tobago en mayo del 2007. Allí les entregó protección y asistencia en completo conocimiento de sus objetivos, declaró.

La acusación que aceptó Nur conlleva una sentencia máxima de 15 años de cárcel. Probablemente será enviado de vuelta a Guyana una vez que termine su condena.