Londres. Si los donantes de las naciones ricas reducen los fondos para tratar el VIH/sida en los países más pobres habrá más muertes y aumentarán los costos del tratamiento de las personas que se enferman mientras esperan los fármacos, dijo una organización humanitaria internacional.

Médicos Sin Fronteras (MSF) sostuvo que las decisiones políticas que toman los países ricos, que están tanto congelando como reduciendo sus fondos monetarios para los programas de tratamiento del VIH, ya están comenzando a afectar a los pacientes con sida y a poner en riesgo sus vidas. "A menos que sean revertidas, estas políticas y decisiones impedirán el progreso de la lucha contra el sida en los próximos años", dijo Sharonann Lynch, de MSF.

La organización publicó un reporte de cara a una importante conferencia internacional sobre la enfermedad que comienza en Viena el domingo, en el que comunicó las "10 consecuencias (que causarán) la demora, postergación o negación del tratamiento".

El informe sugirió que en vez de achicar los proyectos en regiones en alto riesgo, como el Africa subsahariana, los donantes deberían reconocer que invertir ahora en el manejo inicial de la enfermedad podría tener beneficios en el futuro.

Según estimaciones de la ONU, 33 millones de personas están infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana.

"A la luz de la crisis financiera, los donantes podrían estar tentados de alejarse de sus compromisos de brindar acceso universal al tratamiento del sida", dijo. "Pero estas políticas son muy a corto plazo y no tienen en cuenta las ventajas de largo plazo, como los ahorros en términos económicos, la mejor calidad de vida y los mejores resultados", agregó.

MSF criticó al Gobierno alemán, que anunció sus planes de reducir sus donaciones al Fondo Global para la Lucha contra el Sida a un tercio de los niveles previos, ofreciendo apenas US$256 millones. También cuestionó la posición de Austria que, a pesar de ser el anfitrión de la conferencia este año, se sigue negando a otorgar dinero al Fondo Global. Estados Unidos también está achicando los fondos para el tratamiento del sida, dijo MSF.

De acuerdo a estimaciones de Naciones Unidas, 33 millones de personas están infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida en todo el mundo, y más de la mitad de los 9,5 millones de personas que necesitan fármacos no tienen acceso a ellos.

El Fondo Global tiene un déficit de US$20.000 millones que espera reducir en una conferencia de reabastecimiento prevista para octubre.

Según MSF, proporcionar fármacos a las personas con VIH antes de que la enfermedad avance demasiado implica menos médicos y hospitales en el futuro. También ayuda a demorar la transmisión del virus, que se contagia principalmente por vía sexual, reduciendo la carga viral de los pacientes VIH positivos.

"Estamos en una encrucijada: si los gobiernos no reúnen la voluntad política y los recursos financieros para tratar el sida en los países en desarrollo, los fondos actuales se estancarán", dijo Tido von Schoen-Angerer, director de campañas de MSF. "Es cuestión de elegir: si no nos ayudan a tratar el sida, habrá más tumbas", enfatizó.