Río de Janeiro. Al menos ocho personas murieron y 23 resultaron heridas tras caer por un precipicio de unos 40 metros un autobús de pasajeros en el estado brasileño de Espírito Santo, informaron hoy fuentes policiales.

Según divulgó la Policía de Carreteras Federal, el accidente se produjo en la madrugada en el municipio de Serra, cuando el conductor perdió el control del vehículo, y el autobús cayó desde el precipicio.

8 pasajeros murieron al instante, mientras que los 23 heridos, 4 de ellos de gravedad, fueron trasladados a dos hospitales cercanos. El conductor del autobús sufrió una herida leve en la mano y se presentó posteriormente ante la comisaría para esclarecer los hechos.

Según su declaración, al entrar en una curva se encontró de cara con un camión que realizaba un adelantamiento en un lugar prohibido. Para no chocar, acercó el autobús al borde de la carretera, aunque debido a la velocidad, no logró controlarlo y el vehículo cayó desde una altura de unos 40 metros.

Las víctimas son artesanos que desde hace tres años viajaban juntos. Varios de ellos se dirigían a Río de Janeiro para trabajar en las fiestas de final de año.