Santiago. En algunas comunas, como Viña del Mar, se pasó incluso a la condición de alerta roja ante el avance de las llamas que han consumido miles de hectáreas y han destruido viviendas de zonas rurales.

Trascendió que en la región de O'Higgins en particular, cinco focos de incendios arrasaron en las últimas 48 horas con dos mil 400 hectáreas de vegetación y se acercan peligrosamente a sectores poblacionales.

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) informó por otra parte que está controlado un reactivado fuego en el Parque Nacional Torres del Paine, en la Patagonia chilena, con saldo hasta el momento de unas 20 mil hectáreas devastadas.

La sequía que ha castigado al territorio chileno en los últimos tres años y la ola de calor que se registra actualmente en diversas zonas de su geografía propicia una situación de extrema vulnerabilidad en materia de incendios.

Según datos de Conaf, el promedio en el último decenio en Chile es de cinco mil 200 siniestros cada verano, con saldo de 50 mil hectáreas afectadas, recoge Prensa Latina.