México D.F. La tormenta tropical Alex se fortalecía este martes en aguas del Golfo de México y amenazaba con convertirse en el primer huracán de la temporada en el Atlántico tras dejar al menos 10 muertos en Centroamérica y atravesar la península mexicana de Yucatán, donde causó fuertes lluvias.

Alex -con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora- se encontraba a las 15.00 GMT a 495 kilómetros al este-sureste de La Pesca, México, y a 570 kilómetros al sureste de Brownsville, Texas, desplazándose a una velocidad de 19 kilómetros por hora hacia el noroeste.

"Alex se mueve ahora hacia el noroeste con vientos justo por debajo de la fuerza de un huracán", dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos en un boletín.

"Se pronostica un fortalecimiento en las próximas 36 horas antes de tocar tierra (...) Es probable que Alex se convierta en huracán más tarde el martes", agregó.

El CNH dijo que Alex se irá acercando a la costa noreste de México y el sur de Texas y tocaría tierra la noche de este miércoles.

A su paso por Nicaragua, Alex dejó cinco muertos por crecidas de ríos, mientras que en El Salvador tres hombres perdieron la vida tras ser arrastrados por la corriente. En Guatemala dos personas fallecieron por el deslave de un cerro, según autoridades de protección civil.

Alex también provocó fuertes lluvias en el sureste mexicano, en ciudades como Campeche y el balneario caribeño de Cancún, en el norte de la península de Yucatán, muy visitado por turistas estadounidenses y europeos, sin que se registraran daños de consideración.

La gigante petrolera estatal Pemex dijo el martes que mantenía cerrados los puertos de Dos Bocas y Cayo Arcas en el Golfo de México, que manejan 80% de las exportaciones de crudo del país. Las terminales están cerradas a la navegación desde este domingo.

Pemex dijo este lunes que sus plataformas en la Sonda de Campeche trabajaban normalmente pese a la tormenta.