Puerto Príncipe. El terremoto de Haití no sólo trajo como consecuencia pobreza y destrucción, de su mano cientos de mujeres y niñas que viven en campamentos han tenido que lidiar con la violencia sexual.

El informe de Amnistía Internacional denuncia la violencia que ennfrentan cerca de un millón de personas que permanecen en los campamentos.

“Un muchacho entró detrás de mí y abrió la puerta (…) Me pegó. Me dio puñetazos. No acudí a la policía porque no conozco al muchacho”, dijo Machou, uno de los 50 testimonios que recoge el informe.

El organismo señala que durante los primeros 150 días posteriores al terremoto ocurrido en enero de 2010, se denunciaron más de 250 casos de violación, y todos los días se registran denuncias.

Los victimarios son hombres encapuchados y bandas organizadas que cometen los delitos durante la noche. Puerto Príncipe y el Sur del país son los lugares más afectados.

Medidas concretas. La falta de seguridad, la pobreza, la insuficiente ayuda humanitaria, y la respuesta ineficaz de la policía, son factores que provocan un aumento de los delitos sexuales.

Amnistía propone que una solución es que el gobierno tome parte para solucionar el problema.

“El gobierno entrante debe garantizar que la protección de las mujeres y niñas en los campamentos es una prioridad”, explicó Gerardo Ducos, investigador de la institución.

Otras medidas inmediatas sería mejorar la seguridad en los campamentos, garantizar una mejor respuesta de la policía y que los responsables sean efectivamente enjuiciados.