Buenos Aires. Amplias zonas urbanas anegadas, tres de las principales autopistas de ingreso y egreso a la capital argentina restringidas al tránsito y los servicios públicos de colectivos, metros y ferrocarriles alterados son las primeras consecuencias que se conocen hasta el momento de las fuertes tormentas de lluvia y viento que se abaten sobre esta región en las últimas horas.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de Argentina reportó que entre las 03:00 y 06:00 horas locales (06:00 y 09:00 GMT) precipitaron 69 mm de agua en tanto que la Defensa Civil informó que gran cantidad de árboles al igual que cables de tendidos eléctricos y de telefonía cayeron por efecto de los vientos.

Si bien hasta el momento no se reportaron víctimas de ningún tipo, en los alrededores locales -- jurisdicción de la provincia de Buenos Aires -- las áreas más afectadas se encuentran en los distritos de La Matanza, Quilmes, Avellaneda, Morón y Lomas de Zamora.

Fuentes de la Dirección de Defensa Civil bonaerense indicaron que el agua ya inundó también áreas y barrios importantes barrios de las ciudades de Haedo, Isidro Casanova, Quilmes, Temperley y Avellaneda.

Bomberos, policías y personal sanitario trabaja desde la medianoche pasada para mitigar las desdichas de los más castigados por el fenómeno.