Buenos Aires. El ministro de Justicia de Argentina, Julio Alak, aseguró que este miércoles deberá ser desalojado el acceso al puente fronterizo que une al país con Uruguay, tras una decisión judicial.

Un juzgado argentino ordenó este martes a ambientalistas que bloquean desde hace más de tres años un puente fronterizo entre ambas naciones sudamericanas que permitan el libre tránsito y depongan su protesta, antes de que las autoridades se vean en la necesidad de sacarlos por la fuerza.

"Consideramos que debe darse hoy (miércoles)" el desalojo. "Hay una orden judicial expresa, clara y contundente" que tiene que ser acatada por los ambientalistas, dijo Alak en declaraciones radiales.

Agregó que "el Gobierno la va a hacer cumplir, a través de las fuerzas de seguridad federales, en este caso de la Gendarmería, en el marco del estado de derecho".

Grupos de ambientalistas mantienen interrumpido el acceso como forma de protesta contra una papelera que instaló la firma finlandesa Botnia en el lado uruguayo de un río fronterizo, la cual generó una disputa diplomática entre Argentina y Uruguay que fue dirimida en el tribunal internacional de La Haya.

Algunos ambientalistas respondieron que mantendrán su postura y que decidirán los pasos a seguir en una asamblea. Medios de prensa de Argentina dijeron que vecinos del lugar se acercaban al corte para sumarse a la prolongada protesta.

El juzgado federal de la localidad argentina de Concepción del Uruguay, a cargo del juez Gustavo Pimentel, dictaminó que se debe garantizar el libre tránsito en el puente que une a las localidades de Gualeguaychú (Argentina) y Fray Bentos (Uruguay).

El juzgado no precisó la forma en que se va a hacer cumplir la orden, pero aclaró que existe un dictamen previo que dispuso arbitrar los medios necesarios para garantizar la normal circulación de vehículos por el puente sobre el río Uruguay y por todos los pasos fronterizos con el vecino país.

También enfatizó la necesidad de velar por la seguridad de los manifestantes y de las personas que quieran utilizar las rutas y los pasos fronterizos.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, se reunió recientemente en dos oportunidades con su par uruguayo, José Mujica, tras el fallo del tribunal de La Haya, al cual recurrió Buenos Aires para hacer una demanda por la violación de Montevideo a un tratado que protege al río fronterizo.

La corte internacional dictaminó que Uruguay violó artículos del tratado, pero permitió a la fábrica de celulosa continuar funcionando pues no encontró elementos para probar contaminación.