El gobierno informó que se ha restituido el servicio de electricidad al 92% de los 350.000 usuarios afectados por el temporal del miércoles, que prestó asistencia a unas 32 mil familias y que para llevar adelante las acciones de reparación se dispuso un total de 5.000 efectivos.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, su par de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, brindaron este lunes una conferencia en el microcine del Palacio de Hacienda durante la cual informaron las acciones realizadas tras el temporal del miércoles, que dejó un total de 17 muertos en la Ciudad de Buenos Aires y varias localidades bonaerenses.

"No soy meteorólogo, pero tampoco soy ciego, lo que ocurrió el miércoles fue un tornado y la mayor concentración de damnificados se registró en la zonas oeste y sur del conurbano bonaerense, afectando las áreas de concesión de Edenor y Edesur casi en su totalidad", indicó De Vido, quien precisó el 8% de los usuarios que todavía se encuentran sin luz recuperará el servicio en las próximas 24 horas.

El ministro informó que "se dispusieron diez líneas de celulares que recibieron más de 6.000 llamadas y el call center del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) se derivó hacia el de televisión Digital y el de Subsidios para que la mayor cantidad de gente tenga una respuesta y pueda dejar asentado su reclamo, identificando así las zonas afectadas".

La línea 0800-333-3000 "sigue habilitada para asentar posibles reclamos", declaró De Vido e hizo hincapié en la prioridad que tuvieron "los usuarios con electrodependencia", es decir, aquellos que necesitan el servicio por cuestiones de supervivencia.

"Las necesidades primordiales pasaron por los hospitales y centros de salud, que en todo momento contaron con energía eléctrica" para lo cual colaboraron "más de 4.000 trabajadores de las distribuidoras y del gremio Luz y Fuerza que se abocaron exclusivamente a la reposición del servicio", indicó.

Según el ministro, 600.000 usuarios, que representan aproximadamente 2.500.000 personas se quedaron sin suministro eléctrico, producto de la caída de más de 12.000 postes de tendido eléctrico.

De todas formas, media hora después de iniciada la tormenta "los afectados se redujeron a 350.000 usuarios, gracias a que tenemos un sistema moderno y equilibrado, que en otra circunstancia hubiese provocado la caída de todo el sistema", precisó.

"Se dispusieron 280 grupos electrógenos para atender las necesidades más urgentes y se contrataron 128 unidades generadoras eléctricas móviles adicionales", explicó De Vido.

Por su parte, Alicia Kirchner remarcó que se ha trabajado con auxilio social en 18 localidades del conurbano, aunque la emergencia más importante se registró en los distritos bonaerenses de Moreno, Quilmes, Ituzaingó, Morón y General Rodríguez.

"Vengo de la Patagonia, donde todos sabemos que los vientos son muy fuertes, pero este desastre no lo vivimos jamás, he visto casas totalmente destruidas y enfrente viviendas en perfectas condiciones", puntualizó.

La asistencia social, según explicó, abarcó a unas "32.000 familias y las viviendas afectadas oscilaron entre las 25.000 y 30.000, por lo que hasta el momento hemos entregado unos 100 mil metros cuadrados en chapas y distribuimos, de diferentes formas, más de 3 millones de litros de agua".

"Vamos a estar al lado de cada uno de los damnificados como gobierno nacional y pondremos toda nuestra fuerza para que esto salga adelante", agregó la ministra.

Por su parte, Berni subrayó que "no existen registros de una tormenta así en los últimos 100 años y, frente a esta situación, movilizamos tropas de reserva de Gendarmería en Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, llegando a un total de 5.000 efectivos".

"Comenzamos con tareas de patrullaje, afectando unos 500 vehículos, y unos 2.000 hombres trabajaron, y lo siguen haciendo, en la remoción de 30 mil árboles enroscados en las líneas de media y baja tensión", manifestó.