Guatemala. A 114 se elevó el número de fallecidos confirmados tras la violenta erupción del volcán de Fuego en Guatemala el pasado 3 de junio, luego de que este lunes socorristas, con ayuda de familiares y sobrevivientes de las víctimas, encontraran otros cuatro cuerpos en la denominada "zona cero”, en la comunidad San Miguel Los Lotes, en el sureño departamento de Escuintla.

El hallazgo se produjo en una vivienda soterrada, a la que los rescatistas accedieron con la ayuda de trabajo manual y de maquinaria pesada para remover toneladas de material volcánico.

Se trataría de los restos de integrantes de una misma familia que quedó atrapada durante la potente erupción de la formación natural, situada entre los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango.

El ingreso de sobrevivientes fue autorizado por las autoridades dado que conocen las comunidades y en dónde podrían estar las casas soterradas.

Uno de los sobrevivientes, Byron Rivera, que acompaña las labores de búsqueda, cree que los restos son de sus familiares. A estas alturas nadie tiene esperanzas de hallar personas con vida, y se evalúa la posibilidad de declarar el lugar camposanto.

Enorme daño. Miembros del Ejército, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) y bomberos ingresaron a la zona para efectuar los trabajos. Sin embargo, la Conred decidió suspender las labores poco después del mediodía debido a que las lluvias persistentes que azotan a la región reblandecen el terreno y aumentan el riesgo de aludes, lo que pone en riesgo la vida de rescatistas y voluntarios.

El Volcán de Fuego, de 3.763 metros de altura, se ubica en la zona suroeste del país, hizo erupción el pasado 3 de junio, dejando 1,7 millones de personas afectadas, de las cuales

Unas 5.074 personas debieron ser albergadas. También dejó cuatro carreteras afectadas y una destruida, al igual que una escuela destruida y tres afectadas, entre otros. Las autoridades cifran en 193 el total de desaparecidos tras la erupción.