Tegucigalpa. Andina. Con el hallazgo de un nuevo cadáver entre las ruinas de la prisión hondureña de Comayagua aumentó a 361 el número de muertos por el incendio ocurrido allí, informó hoy el portavoz del Ministerio Público, Melvin Duarte.

Hasta ahora se desconoce la identidad de la nueva víctima hallada la víspera y sus restos fueron enviados a la sede de la Academia Nacional de Policía (Anapo), donde los forenses siguen las identificaciones a través de huellas dactilares y otros métodos científicos, declaró Duarte a medios informativos.

Según el funcionario, hasta la fecha las autoridades hondureñas entregaron 70 cadáveres a sus familiares después del siniestro ocurrido el pasado 14 de febrero.

Este viernes la Fiscalía hondureña trasladó los restos de víctimas de la tragedia acontecida en la penitenciaría de Comayagua desde la morgue, ubicada en la capital, hacia la Anapo, cinco kilómetros al suroeste.

Dos contenedores con los occisos, circularon por el capitalino bulevar Suyapa bajo la custodia de policías, militares y miembros de la Cruz Roja, mientras los parientes esperan hace días la entrega de los cuerpos de sus seres queridos.

Se consideró llevar los cadáveres a la Anapo para que las actividades comerciales y educativas en la zona de la morgue regresen a la normalidad, indicó el comisionado de La Policía, Leonel Sauceda, citado el 24 de febrero último por el diario El Heraldo.

La Facultad de Medicina, escuelas y varios negocios, cercanos al depósito de muertos paralizaron sus labores para prevenir afecciones a la salud por la presencia de los centenares de víctimas mortales en descomposición.

Referido al incendio en el centro penal de Comayagua, el fiscal general de Honduras, Luis Rubí, lo consideró accidental basado en una pesquisa aplicada por expertos estadounidenses, informó Prensa Latina.

Hace cinco días Rubí declaró que según las investigaciones realizadas, no se ha podido determinar actos dolosos para decir que esa tragedia se produjo como consecuencia de un hecho criminal.

"Estamos a la espera de los informes para que realmente tengamos una versión exacta de qué fue lo que sucedió", manifestó el alto funcionario, quien adelantó que el documento completo sobre este suceso estará listo en los próximos días.

Por su parte, el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras denunció el pasado 16 de febrero que una fuga planificada provocó el fuego en el correccional de Comayagua.

Había una fuga planificada de 85 prisioneros que pagaron casi 85 mil lempiras (4 mil 468 dólares) cada uno, dijo a la citada agrupación civil un recluso parte del complot, que demandó el anonimato.

Acorde con su testimonio, el plan era que los guardias abrieran los candados de las celdas a las 22:00 horas del 14 de febrero para que los 85 complotados huyeran con uniformes de policía y dispararan al aire para simular resistencia.