La Habana. Los resultados preliminares de la autopsia a un empresario chileno hallado muerto esta semana en Cuba en medio de una investigación judicial indican que murió a causa de un ataque cardíaco, dijeron este jueves fuentes cercanas al caso.

El cadáver de Roberto Baudrand, representante en Cuba del magnate chileno Max Marambio, fue hallado este martes en su apartamento de La Habana.

Su muerte disparó especulaciones en Chile, pues el ejecutivo de 59 años había sido interrogado recientemente por la justicia cubana sobre los negocios de Río Zaza, una empresa de alimentos propiedad de Marambio y el Gobierno cubano de la que era gerente general.

Pero los resultados preliminares de la autopsia indican que falleció de un ataque al corazón, dijo a Reuters en La Habana una fuente cercana al caso.

El Gobierno del presidente chileno Sebastián Piñera pidió este miércoles a Cuba una investigación "exhaustiva" sobre la muerte del empresario.

Eduardo Contreras, un abogado de Marambio, dijo que encontró a Baudrand "muy nervioso y tenso" durante una reunión sostenida en marzo en la capital cubana.

"Roberto (Baudrand) era una persona depresiva e hipertensa (...) Mi visión es que fue un infarto", dijo a Reuters por teléfono desde Chile.

El ejecutivo tenía una orden de arraigo que no le permitía salir del país.

Contreras dijo que Río Zaza era simplemente una de muchas empresas mixtas que está siendo "verificada" por las autoridades cubanas.

"Roberto no estaba siendo ni procesado, ni inculpado, ni nada. Fue llamado a declarar como testigo en su calidad de gerente para que certificara antecedentes que la fiscalía tenía", dijo.

Marambio, un ex guardaespaldas del derrocado presidente chileno Salvador Allende, fue durante décadas una figura cercana a Fidel Castro.

Río Zaza comercializaba leche, zumos, galletas y ron en moneda dura en Cuba.

Su abogado negó que Río Zaza estuviera siendo investigada en Cuba por corrupción, como han sugerido versiones de prensa en Chile.

"Hay una gran cantidad de información falsa, mentirosa, que a mi juicio forma parte de una campaña política", indicó.

Contreras dijo que la empresa tenía más de 10 millones de dólares congelados en Cuba a raíz de los problemas de liquidez en el sistema bancario de la isla.

Según el abogado, al no poder disponer de sus fondos la empresa acumuló una deuda de 7,5 millones con la productora suiza de envases TetraPack y eso paralizó temporalmente sus operaciones.