Excelsior.com.mx. Chihuahua. El frío en Chihuahua ha afectado gravemente a dos y medio millones de personas, las cuales requieren de recursos emergentes para paliar los efectos y enfrentar la contingencia invernal, reveló el gobernador de la entidad, César Duarte Jáquez.

Por lo pronto, el gobierno local inició el reparto emergente de cuatro mil cobijas, despensas, medicinas y alimentos calientes en municipios serranos como Carichí, y en los cinturones de miseria que se asientan en los márgenes de las grandes ciudades como Chihuahua y Juárez.

De acuerdo con los conteos oficiales, el total de los 67 municipios del estado han sido afectados por las nevadas y las bajas temperaturas, por lo que la población más humilde y pobre ha resultado seriamente afectada.

Muchos de ellos requieren apoyo en materiales como láminas de cartón, hule, madera, lámina y cemento para reparar los daños causados a sus paupérrimas viviendas por la nieve, el agua y las bajas temperaturas.

Otros requieren de cobijas y alimentos para enfrentar las bajas temperaturas, y los más afectados, cerca de 75 mil, han sido ubicados en los más de 300 albergues que se instalaron a lo largo de todo el territorio estatal.

Al momento, el gobierno de Chihuahua ha solicitado dos declaratorias de emergencia por los daños causados por los frentes fríos 19 y 20, pero la tercera emergencia podría solicitarse ante el arribo de un nuevo frente frío que traerá nuevamente tormentas de nieve a la entidad.

El reporte que requiere la nueva declaratoria de emergencia asegura que algunas comunidades en la Sierra Tarahumara aún están incomunicadas por la nieve y carecen de energía eléctrica.