Las inundaciones, apariciones de grietas y el notorio hundimiento de varias zonas del valle de México, donde radica el D.F., de hasta 44 centímetros de profundidad, han llevado a las autoridades a un importante nivel de preocupación.

Tal es la magnitud de la situación, que el director de conagua (comisión nacional del agua), José Luis Luege Tamargo, no dudó en calificarlo como un asunto de seguridad nacional, ya que se trata de un problema no menor por tratarse de la metrópoli más importante del país, sede de los poderes federales.

Luege, que informó sobre tres delegaciones de la ciudad e igual número de municipios del estado de México afectados por estos hundimientos, declaró que presentan depresiones en el suelo de hasta 44 centímetros por año, informa El Universal.

“El olvido de más de 20 años, ignorar la sobreexplotación de mantos acuíferos y los hundimientos nos ponen en una situación crítica, de emergencia, en una situación de seguridad nacional”, expresó Luege.

La situación se torno más delicada aún si se considera, de acuerdo a especialistas, un sistema de drenaje obsoleto que puede llevar como consecuencia “una gran inundación”.

Luege dijo que la Conagua identificó a las delegaciones Venustiano Carranza, Cuauhtémoc y Tláhuac, al igual que parte de los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl y Valle de Chalco, como las zonas más afectadas por depresiones en el terreno.

Esas áreas, según el estudio de la comisión a su cargo, tuvieron hundimientos de entre 22 y 44 centímetros anuales. En el resto del valle de México se detectaron sectores con depresiones de entre 13 y 22 centímetros, de entre seis y 13 centímetros, y de entre dos y seis centímetros, todos ellos como registros anuales.

En el mismo foro, Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) reveló que los hundimientos han afectado a varias líneas del Metro, así como a la infraestructura subterránea.