Phoenix. La policía de una ciudad fronteriza en Arizona está en alerta tras recibir advertencias de una banda de narcotraficantes mexicanos de que sus agentes serán atacados si realizan procedimientos anti droga cuando no están en servicio, dijeron este martes autoridades.

El jefe de policía de Nogales, Jeff Kirkham, dijo que la dependencia recibió la amenaza a través de un informante luego de que dos policías que no estaban de servicio secuestraron 182 kilogramos de marihuana mientras cabalgaban por las afueras de la ciudad a comienzos de junio.

"La advertencia fue (...) que los oficiales, si están fuera de servicio, tienen que mirar para otro lado e ignorar cualquier cargamento de drogas que pase por la frontera. Caso contrario serán blanco (de ataque)", dijo Kirkham a Reuters.

Arizona es un importante corredor para los narcotraficantes mexicanos, que transportan inmigrantes ilegales y drogas hacia Estados Unidos en un negocio ilegal que deja miles de millones de dólares al año.

La guerra entre los diversos carteles de la droga y los ataques contra la policía han dejado más de 25.000 muertos en México desde que el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar contra el narcotráfico a fines del 2006.

En los últimos años, las autoridades estadounidenses se han preocupado cada vez más por la violencia derivada del narcotráfico que traspasa la frontera.

Kirkham dijo que tomó "muy en serio" las amenazas contra la policía, y señaló que le pidió a la Patrulla Fronteriza apoyo adicional y ordenó a los oficiales que porten equipo de comunicaciones y armas permanentemente.

A fines de abril, Arizona aprobó una dura ley en un intento por hacer que el estado deje de ser un importante corredor para el contrabando.

La ley, que entrará en efecto el próximo mes, permite a los oficiales de la policía local y estatal averiguar la situación inmigratoria de los sospechosos de estar en el país sin papeles.